Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Ronaldo volvió con gol salvador para su Corinthians

  • Gran actuación del 'Fenómeno'
Gran actuación del 'Fenómeno'
EFE EFE

Una brillante actuación en sólo 27 minutos en el campo, rubricada con un gol en las postrimerías del partido, consagraron hoy al mundialista Ronaldo Nazario de Lima como ídolo del Corinthians, que empató 1-1 en el clásico paulistano ante su archirrival Palmeiras.

Primer gol tras la vuelta

El "Fenómeno", quien disputaba este domingo su segundo partido con la camiseta del Corinthians y el primer clásico, ingresó a los 63 minutos en sustitución del zaguero argentino Sergio Escudero y de inmediato, con su primer contacto con el balón, demostró que su calidad sigue intacta a pesar de la falta de estado físico.

El habilidoso atacante se desmarcó de un rival con un lujoso regate y después en su primer remate al arco del Palmeiras estrelló el disparo en el travesaño de la portería defendida por el joven Bruno, quien hoy relevó al titular y experimentado Marcos. Ronaldo ingresó cuando el Palmeiras se había puesto en ventaja en los primeros segundos del tiempo complementario con un tanto del centrocampista Diego Souza.

Con Dentinho, quien había relevado al intrascendente Souza, y Jorge Henrique, el técnico del Corinthians, Mano Menezes, apostó por tres atacantes para empatar el partido. La segunda jugada de peligro generada por el Corinthians fue también con el sello de Ronaldo, quien desbordó por el lado izquierdo y lanzó en un peligro centro que fue defendido por Bruno.

En tiempo de reposición, en un tiro de esquina cobrado por Douglas, el ex delantero del Real Madrid y el Barcelona se levantó para capitalizar con golpe de cabeza el centro y celebrar el primer gol con la casaca del Corinthians.

Exaltada celebración

El delantero fue a celebrar en la reja de protección del tribuna, que fue derribada por los eufóricos hinchas del Corinthians, quienes a pesar del incidente se abstuvieron de ingresar al campo y no complicaron la labor policial de seguridad. Amonestado con tarjeta amarilla por su celebración, el máximo artillero en la historia de los mundiales apenas esperó el pitido final del árbitro Cléber Wellinton Abadé, para expresar ante los micrófonos que lo asediaban su emoción.

"Es un momento único, emocionante, la emoción es tan grande que no da para contenerse. Ronaldo ya volvió desde el anterior juego cuando entré y sentí una sensación maravillosa. Espero que todos los clásicos sean así, porque la afición del Palmeiras se comportó también de maravillas", relató con voz entrecortada el "Fenómeno".

El ex atacante del Inter y el Milán italianos agregó: "Ronaldo es gol y espero que sea así siempre para ayudar al fútbol. Por eso arriesgo y no tengo miedo de errar".

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información