Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Abel pecó de miedoso y fracasó

  • Abel, muy cobarde en su planteamiento, se estrelló en Oporto
L.Campeones: Oporto 0-0 Atlético
Defensa Central Defensa Central

El Atlético de Madrid empató (0-0) ante el Oporto y se quedó fuera de los cuartos de final de la Liga de Campeones por el valor doble de los goles (2-2, en la ida), en una cita que condenó el conservadurismo de los madrileños. Los portugueses, sin hacer nada del otro mundo, merecieron golear a los de Abel que, en un ataque de entrenador, dejó en el banquillo a Forlán. Las ilusiones rojiblancas se fueron al garete, y tendrán que ver el resto de la Champions por la televisión.

Abel Resino, técnico del Atlético, sorprendió con una alineación en la que eligió al francés de Sinama Pongolle, en detrimento del uruguayo Diego Forlán, el máximo goleador del conjunto, con la que el técnico madrileño pretendía más velocidad y dinamismo en ataque.

Ficha técnica:

0 - Oporto: Helton; Sapunaru (Tomás Costa m.83), Bruno Alves, Rolando, Cissokho; "Lucho" González, Fernando, Raúl Meireles; Lisandro (Farías, m.92), "Hulk" (Mariano González, m.88) y Cristian Rodríguez.

0 - Atlético de Madrid: Leo Franco; Perea, Pablo, Ujfalusi, Antonio López; Maxi Rodríguez (Forlán, m. 53), Paulo Assuncao, Raúl García (Maniche, m. 72), Simao; Sinama Pongolle (Miguel de las Cuevas, m.79) y 'Kun' Agüero.

Árbitro: Pieter Vink (Holanda). Amonestó a los locales "Hulk" (m. 67) y a los visitantes Perea (m. 70), Ujfalusi (m. 75)

Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Do Dragao de Oporto ante unos 46.000 espectadores, con presencia de cerca de 3.000 seguidores del Atlético.

Sin embargo, el cambio táctico, que otorgó equilibrio defensivo, dejó al argentino Kun Agüero aislado, ya que en las jugadas en las que el Atlético conseguía llegar a línea de fondo y centrar, faltaba un "matador" del área.

El Oporto, al contrario, tomó la iniciativa del partido y atacó con insistencia por los costados, donde el punta brasileño Givanildo Vieira de Sousa, "Hulk", fue el más buscado. Sus embestidas ya no eran nuevas para la defensa rojiblanca y los hombres de Abel Resino aprendieron la lección de la ida, en la que el huracán brasileño se exhibió.

La zaga española le anuló con un marcaje muy estrecho, en el que un jugador se pegaba literalmente al delantero y otro apoyaba de cerca. Desactivado el mayor dolor de cabeza, el argentino Lisandro López y el uruguayo Cristián Rodríguez cayeron por su propio peso.

Después de quince minutos de dominio local, el Atlético se desperezó. El luso Simao Sabrosa, también objetivo de sonoras pitadas por su pasado benfiquista, protagonizó una jugada en la que Bruno Alves parece derribarle dentro del área. El Kun es un lujo para cualquier equipo y siempre tiene alguna genialidad escondida en su repertorio. Al final del primer tiempo un quiebro en carrera dejó sentado al rumano Sapunaru, pero el centro no llegó a ningún destinatario.

El Atlético se fue a los vestuarios con buen sabor de boca y con la sensación de poder dar la vuelta a la eliminatoria. Sin embargo, la buena tendencia del equipo rojiblanco registrada al final del primer periodo no tuvo continuación y "los dragones" reivindicaron su papel de anfitriones con más intensidad en el centro de campo y buscando soluciones ofensivas al margen de "Hulk".

El medio centro brasileño Fernando fue uno de los destacados en la medular lusa, en la que ejerció con intensidad defensiva y criterio en el pase. Precisamente, un desplazamiento suyo llegó a "Hulk", que, por primera vez, desbordó por la derecha, e inyectó un venenoso pase, interceptado por la zaga del Atlético.

La eficacia defensiva de los rojiblancos era clara, pero de poco servía cuando se necesitaba un gol para llegar a los cuartos de final. Forlán, que entró al comienzo de la segunda parte, pareció tener un efecto intimidatorio en la defensa local, pero sin traducirse en ocasiones claras.

SÓLO LEO FRANCO ESTUVO A LA ALTURA

Los golpes francos del Oporto, sin embargo, empezaron a amenazar la portería de Leo Franco, que salvó, casi consecutivamente, un disparo de Raúl Meireles y un cabezazo de Cristián Rodríguez.

El Atlético, incomprensiblemente, bajó los brazos y el Oporto empezó a asediar al guardameta argentino, quien detuvo un duro disparo desde fuera del área de su compatriota "Lucho" González. Las ocasiones lusas se repetían con el incombustible "Hulk" atacando por las bandas y Lisandro lópez, que tuvo la mejor oportunidad del partido en un disparo al poste, después de sobrepasar a Leo Franco.

El conservadurismo condenó a los hombres de Abel Resino en el estadio Do Dragao, donde no mostraron el valor suficiente para dar la vuelta a una eliminatoria que se lleva el Oporto con justicia gracias al valor doble de los goles.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información