Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Acusan al dueño del Steaua de secuestrar a los ladrones de su coche

EFE EFE

Gigi Becali, el histriónico propietario del Steaua de Bucarest, ha sido acusado de tomarse la justicia por su mano al ordenar a sus guardaespaldas que secuestraran a los ladrones que el pasado enero le robaron uno de sus vehículos de lujo.

Por ello, el empresario fue llevado hoy a declarar ante la Policía, que lo acusa de un delito de "privación de libertad". Según la Policía, los guardaespaldas secuestraron en plena calle a tres individuos, que fueron metidos en el maletero de un todoterreno y conducidos a la sede del Partido Nueva Generación (PNG), que preside el empresario.

Los ladrones denunciaron a la Policía que fueron secuestrados durante tres horas y agredidos por los guardias de seguridad de Becali. El mismo Becali en persona exigió a los tres hombres retenidos que le entregaran su coche, que le fue devuelto cuatro horas después del robo. Una vez recuperado el vehículo, el dueño del Steaua no denunció el robo.

"Me dieron lástima los ladrones", explicó hoy Becali a la cadena Realitatea poco antes de ser llevado a declarar. El empresario, que no niega los hechos, ha asegurado que ofreció café a los ladrones y les dio dinero para que se marcharan en taxi. El registro de su vivienda hoy a manos de agentes de la ley fue seguido en directo por una nube de periodistas.

Mientras la Policía hacía su trabajo, el polémico dueño del Steaua lamentó que se le trate como a un criminal por intentar recuperar lo que es suyo, y se quejó indignado de que los agentes enmascarados que irrumpieron en su casa hubieran asustado a su anciana madre.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información