Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Valencia espera que la tregua económica ayude a la recuperación deportiva

  • FÚTBOL-VALENCIA
FÚTBOL-VALENCIA
EFE EFE

El Valencia CF espera que el crédito de 50 millones que acaba de lograr y la ampliación de capital de 92,4 millones que está previsto aprobar en una junta general en junio le sirvan para aliviar su delicada situación económica y, al mismo tiempo, ayuden a la recuperación deportiva del equipo.

El consejo de administración decidió el jueves aceptar la propuesta de crédito de 50 millones de euros de la empresa Fomento Urbano de Castellón que le permitirá afrontar de manera inmediata el pago de las fichas que adeuda a la plantilla y el cuerpo técnico y reanudar las obras del nuevo Mestalla, paralizadas desde hace varias semanas por impago a la UTE que lo construye.

Javier Gómez, consejero delegado del club, se ha reunido hoy con la plantilla para comunicarles que cobrarán en breve y para pedirles un "esfuerzo" deportivo que permita al equipo luchar por clasificarse para la Liga de Campeones la próxima temporada, algo que supondría una importante fuente de ingresos para el club.

El Valencia les debe a sus futbolistas y a su cuerpo técnico unos 30 millones de euros desde febrero y otros 19 a la UTE FCC-Bertolín, que hace aproximadamente un mes decidió paralizar los trabajos de construcción del nuevo estadio.

Sin embargo, la obtención del crédito permitirá al club saldar esas deudas y alejar durante unos meses los fantasmas que han envuelto al club en las últimas semanas, y que hablaban de causa de disolución o de concurso de acreedores, a la espera de la aprobación de la ampliación de capital.

El pasado mes de julio, el entonces gestor del club, Juan Villalonga, propuso una ampliación de capital como solución a los problemas económicos del club, al que definió como un "enfermo en la UVI".

No obstante, Juan Soler, máximo accionista de la entidad, no aceptó la solución propuesta por Villalonga y decidió despedirle para pactar con Vicente Soriano, segundo máximo accionista, una opción preferencial de compra de sus títulos y la cesión de los "derechos políticos" de la sociedad.

Soriano aterrizó en el club con la promesa, repetida en sucesivas ocasiones, de llevar a cabo la venta de los solares que ocupa actualmente el estadio de Mestalla como solución a los problemas, pero la falta de concreción en la operación le obligaron a dejar el poder ejecutivo del club en manos Javier Gómez.

En apenas un mes, el consejero delegado ha elaborado un plan de viabilidad basado en la actual "realidad" del club, ha encontrado la financiación necesaria y ha propuesto la ampliación de capital para garantizar la "continuidad" de la sociedad.

Soriano, que se opuso a la ampliación de Villalonga, ha asegurado que respaldará la propuesta en la ampliación en junio, pero ha insinuado que, de llevarse a cabo la venta de las parcelas de Mestalla antes, la ampliación de capital no se realizaría finalmente.

En el terreno deportivo, la eliminación de la Copa del Rey a finales de enero, unida al "ruido" social que ha rodeado al club los dos últimos meses, han provocado la caída libre del equipo en la Liga y la eliminación de la Copa de la UEFA. Durante febrero y marzo, el equipo ha ganado dos de los ocho encuentros de Liga que ha disputado, ha empatado tres y ha perdido otros tres, lo que ha provocado que haya quedado fuera incluso de los puestos de acceso a competiciones europeas.

Sin embargo, el club espera que la inercia por la victoria de la última jornada contra el Racing de Santander (0-1) se prolongue durante las diez jornadas que restan para el final del campeonato, una vez que las aguas parecen haber vuelto a su cauce en la parcela económica.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información