Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Guardiola crucifica a Bojan

  • El técnico no le perdona un desplante durante el año pasado
El técnico no le perdona un desplante durante el año pasado
I.L I.L

El Barcelona de los altos egos, de los elogios continentales y el mismo que dio la Liga por ganada en el mes de diciembre, ha tumbado una de las carreras más prometedoras del fútbol español.

El proyecto de Guardiola cuenta con el apoyo máximo de Joan Laporta, de la afición culé y de todos aquellos que ríen actualmente. Una masa social que rema en la misma dirección pero que se olvida de su ‘perla’, la que han dejado de mimar y la que han olvidado por expresa petición de Guardiola, que no ha levantado el perdón a su ‘niño mimado’ de la cantera barcelonista.

Bojan, que apareció el pasado año como una exhalación que emanaba aires renovados y ampliaba las perspectivas gloriosas del futuro azulgrana, contaba con el beneplácito de Frank Rijkaard, su mentor y su principal impulsor. El holandés fue el técnico que le dio la alternativa, que le hizo coger confianza cuando nadie le veía capaz de llegar al éxito y, porque no decirlo, el que le tuvo que defender de los ataques…de Pep Guardiola. El técnico, por entonces en el filial de Tercera División, no estaba demasiado contento con las constantes convocatorias de Bojan con el primer equipo y a pesar de que siempre asegura que su motivación era que los chicos a los que él dirigió ahora sepan estar a la altura del primer nivel, aquellas llamadas del orange le complicaban su día a día.

Un buen día, Pep se cabreó demasiado y le dejó ver a Bojan que iban a necesitarle mucho en el Barcelona B y que, por tanto, su presencia debería ser fija. El chaval, que ya se lo había creído y que estaba siendo una de las notas agradables de la campaña, habló con Frank, analizó la situación y dejó claro a Guardiola que no iba a jugar en el filial si le llamaban para el primer equipo. Una justificación más que lógica y comprensible, más aún cuando la llamada de la selección española y los focos de las divisiones inferiores le colocaban en la palestra de los grandes cracks del futuro.

Sin embargo, el mal final de campaña de los azulgrana, que acabaron cediendo ante el Real Madrid en Liga, propició un cambio de proyecto y ése Guardiola que se sentía cabreado con Bojan, se sentó en el banquillo del primer equipo. Pese a la defensa ultranza de Pep a sus canteranos, dando entrada a Pedrito, Víctor y, sobre todo Busquets, todo ha cambiado para el pequeño diamante culé. Bojan no sólo ha perdido regularidad, constancia y protagonismo, sino que se habla de cesiones y futuras ventas que pueden poner en claro declive su futuro. Pep es la ‘cruz’ de Bojan.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información