Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Violencia y picaresca a la brasileña

  • Las expulsiones de Diego Souza, Miranda y Thiago Neves crean polémica en Brasil
Las expulsiones de Diego Souza, Miranda y Thiago Neves crean polémica en Brasil
José David López José David López

El fútbol brasileño ha dejado todo tipo de maniobras detallistas para la historia del deporte rey. La selección brasileña del 70 con aquella constelación de estrellas, asombrosos ‘magos’ del balón y multitud de historias en torno a favelas y balones cosidos en las callejuelas del país más futbolero del planeta.

 

Sin embargo, su fútbol profesional no sólo es un reflejo de todas estas anécdotas y características que pervivirán perennemente ya que, aunque a muchos les sorprenda, la violencia y la picaresca están a la orden del día. Pocos partidos terminan con los 22 jugadores sobre el césped y la mayoría de los que encaminan el vestuario antes de tiempo responden a jugadores con un carácter incontrolable o a meras víctimas de un fútbol sólo para los más listos.

Durante este fin de semana, cuando las tensiones en el tramo final de los campeonatos estaduales se reactivan, dos grandes polémicas se han desatado para reflejar mejor que nunca ese carácter indomable de un fútbol sin comparación posible.

En el Palmeiras-Santos, con un puesto en la final del Paulistao en juego, el técnico visitante Vágner Mancini tiró de ‘picaresca’ en su máxima potencia. Decidió sacar a Miranda, un jugador de mucho trabajo y, por lo visto, capaz de desquiciar a sus rivales. Sólo tenía una misión, provocar a la estrella local, un Diego Souza que cayó en la trampa inocentemente. El santista se colocó a su lado, le susurró algo que quizás sea mejor no imaginar y a los 4 segundos ambos estaban expulsados. La polémica, que se desató desde entonces hasta estos días donde Wanderlei Luxemburgo sigue criticando esa actuación, es un auténtico ‘paripé’.

No menos lo fue la pérdida de papeles de la estrella del Fluminense Thiago Neves. El cuadro Tricolor que dirige desde hace semanas Carlos Alberto Parreira, se jugaba el pase a la siguiente ronda de la Copa brasileña ante el Aguia. Un partido gris de los favoritos que sacó que sus casillas a Neves, incapaz de controlar su tensión y dispuesto a pagarlo con el primero que se le encarara. Por desgracia, un simple recogepelotas que le pasó la pelota amablemente fue la víctima. El colegiado no tardó en expulsarle y aunque el jugador ya ha pedido perdón, se estudia el caso para imponerle un severo castigo. (VER VIDEO)

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información