Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Sevilla, inoperante en el Camp Nou

  • BARCELONA 4-0 SEVILLA
BARCELONA 4-0 SEVILLA
I.L I.L

Sin mostar un solo disparo entre los tres palos, con sólo dos acercamientos a las inmediaciones de Valdés y teniendo en cuenta la vergonzosa actuación de su defensa, el Sevilla hizo estragos en una noche de pesadilla. Jiménez quiso sorprender con algunos cambios y su examen se le vino encima. El Barcelona, con goles de Etoo, iniesta, Xavi y Henry, no le dejó reaccionar pero la imagen andaluza quedó por los suelos.

¿Y el Sevilla dónde está?

- FICHA TÉCNICA:

4 - FC BARCELONA: Víctor Valdés; Alves, Piqué, Márquez (Sylvinho, m.82), Abidal; Touré, Keita, Xavi (Bojan, m.74); Iniesta (Hleb, m.60), Eto'o y Henry.

0 - SEVILLA: Javi Varas; Mosquera (Konkó, m.65), Squilacci, Escudé, Fernando Navarro; Maresca, Romaric, Capel, Navas, Koné (Kanouté, m.46) y Luis Fabiano (Renato, m.55).

GOLES: 1-0, m.3: Iniesta. 2-0, m.16: Eto'o. 3-0, m.49: Xavi. 4-0, m.54: Henry.

ÁRBITRO: Mejuto González. Mostró cartulina amarilla a Abidal (m.35), Fernando Navarro (m.41), Mosquera (m.63) y a Alves (m.76).

INCIDENCIAS: Asistieron al encuentro 76.386 espectadores en partido correspondiente a la trigésimo segunda jornada de Primera División disputada en el Camp Nou. Los jugadores del Barça lucieron en los prolegómenos una camiseta con la leyenda: 'No más Malaria'.

Muchas, quizás demasiadas jornadas llevaba el Barcelona con la tranquilidad y solvencia que da el liderato liguero. Desde la jornada doce, allá por noviembre (cuando también estuvo a tres puntos), el equipo de Guardiola se sentía insuperable, potente ante sus rivales y sin la presión excesiva que ahora vive a costa del pundonor del Real Madrid. Para mayor morbo, el cuadro azulgrana recibía en tales condiciones a un Sevilla hiper-necesitado pues sólo la victoria les permitía seguir en liza por los puestos Champions. Con los lloriqueos de Pep sobre los árbitros aún muy recientes, el Camp Nou (semivacío) esperaba un golpe de mando o una noche sufrida donde el ‘cagómetro’ estallara por completo pues aglutinar miedos durante tantas semanas evidenciaba un olorcillo difícil de digerir. Pero el Sevilla no fue rival ni tan siquiera lo intentó.

El inicio del ‘Tourmalet’ generó cambios en el once, donde no aparecía sorprendentemente Messi, al que quieren seguir dando descansos intermitentes. Puyol también era ‘carne’ de banquillo por decisión técnica. A Manolo Jiménez le hubiera gustado poder prescindir de algunos de sus jugadores en esas circunstancias pero el querido ‘Villarato' le impedía poder contar con Adriano y Palop. Curiosamente, el joven Javi Varas debutaba en un partido de tanta trascendencia. Y desde luego que las cosas no pudieron empezar peor para él pues a los dos minutos, tras un balón robado en mitad de campo, la zaga sevillista se mostró contemplativa dejando avanzar a Iniesta, que la puso donde y cómo quiso para abrir el marcador.

Inoperancia absoluta

Con el Sevilla acongojado en su área y mostrando una alarmante falta de iniciativa teniendo en cuenta que se juega su futuro europeo, la ocasión se quedó en el camino. Y es que tras un pase de Capel al área, Navas no estuvo inteligente y desbarató un mano a mano con Valdés que hubiera cambiado el choque. Su fallo permitió que el guión siguiera su camino y con la zaga sevillista metida en cinco metros, los llegadotes culés les tumbaban una vez tras otra. Iniesta la agarró de nuevo, un par de paredes y Etoo ‘petrificado’, la remachó para desquiciar definitivamente a los hispalenses. Eso sí, parece que los culés no tenían suficiente y en su regodeo, Keita soltó el brazo sobre la cara de Maresca con un codazo que quedó impune de sanción. Lamentable pero habitual. ¿Lo habrá visto Pep?

Hemos visto partidos donde las defensas hacen aguas, donde los equipos muestran sus carencias defensivas con absoluta vergüenza pero el Sevilla salió derrotado. Koné por Kanouté en el once no entiende explicación ninguna tirando de lógica y si pretendía jugar a la contra, para sorprender, sólo terminó desquiciado en un querer y no poder. Así, Xavi volvió a dar un pase a la red con todo el tiempo del mundo para pensar y, sin mucha demora, Henry redondeaba aún más la angustiosa noche de un Sevilla desolador.

Guardiola movió su banquillo en la recta final y aunque Jiménez intentó hacer lor popio para evitar el desastre mayúsculo, los andaluces sólo dieron muestras de tener miedo y alternativas nulas para contrarrestar lo que se le vino encima. El domingo, ante el Madrid, será otra cosa. No lo duden.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información