Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Guardiola, 'el confiado'

  • Otorgó descanso al grupo dos días antes del clásico
Descanso dos días antes del clásico
I.L I.L

Con el barcelonismo golpeado en su ego, dolido por los vaivenes de un equipo que se desvanece al son de la exigencia del momento clave de la campaña, Guardiola actúa de manera sorprendente y más confiado que nunca. Dos empates consecutivos, uno en Mestalla y otro en Europa ante el Chelsea, han llenado de dudas el entorno azulgrana pero …¿Porqué ponerse nervioso?

Un acto de 'pasotismo' culé

Al menos eso debe haber pensado Pep Guardiola de cara al clásico de este sábado porque, en lugar de contener la presión y inculcar pensamientos positivos en el momento donde el Barcelona se encuentra más comprometido, ha preferido actuar con un exagerado ‘pasotismo’. Así, Guardiola decidió dar descanso a sus jugadores durante este pasado jueves, lo que ha generado polémica (lógicamente) en la Ciudad Condal pues apenas dos días antes del choque clave del año en Liga, sus jugadores estaban de fiesta y rodeados de cualquier pensamiento excepto el partido.

La explicación, o algo parecido, del técnico ha sido que tocaba respirar, liberarse de tensiones y, sobre todo, recuperarse de los dolores físicos tras la dura noche ante el Chelsea. Eso se entendería si hubiera dado día libre el miércoles, justo después del partido en sí y no dos días después. Tampoco se entiende de otra manera pues, una vez más, sólo sus ‘lloriqueos’ repercuten en sus propias decisiones porque ni el partido ante los londinenses fue duro ni el que le espera este sábado tiene tintes de ser tan fácil como parece preveer.

¿Dolores?, la excusa ideal para llorar

Es más, Thierry Henry, Andrés Iniesta y Leo Messi ni tan siquiera saltaron al césped en la sesión ‘light’ del miércoles porque, supuestamente, tenían molestias. Curiosas esas precauciones con un Messi que, horas después, estaba de fiesta dándose un homenaje ante la prensa española. Así empezó un tal Rijkaard y ahora lo ve desde suelo orange con la penuria de no haber impuesto mano dura.

Y es que dar descanso a tus jugadores en la previa de un choque de semejante calibre, mandas un mensaje a los mismos de confianza, seguridad y frialdad para aliviar tensiones pero, de cara al exterior, avisas de tu pasotismo, chulería y una absoluta declaración de guerra a tu máximo rival. Ése, que lleva toda la campaña persiguiéndote y que te ‘cazará’ este sábado, merece mucho más respeto. Pep, te acordarás de esta….

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información