Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La Directiva culé, a engañar a sus socios

  • Con las entradas para Roma
Con las entradas para Roma
I.L I.L

El pase del Barcelona a la final de Roma traerá cola. Más allá del tema deportivo (es difícil suponer que Henning arbitre esa final de Champions ante el Manchester), la que se va a preparar entorno a la ‘conquista’ de las entradas promete espectáculo. Y es que la directiva del Barcelona ya choriceó a sus propios socios una importante cantidad de entradas en la final de París de hace tres años pasando por encima de unos socios que tuvieron que dormir en la calle haciendo colas para tratar de conseguirlas. Laporta y los suyos amenazan con volver a repetir fechoría. El primer paso ya está dado: la directiva habla de un porcentaje de entradas destinado a compromisos del club sin detallar el reparto de las mismas. Que no se preocupen los amigos y enchufados de la directiva. Tendrán su pase para Roma.

La burla hacia el socio tiene altas probabilidades de repetirse. El negocio que en París encontraron algunos de los agraciados (a dedo) con las localidades fue tan escandaloso que se pudo ver en el fondo destinado a la afición catalana gran cantidad de seguidores del Arsenal. Un acto lucrativo con el consentimiento de una directiva que se mantiene en el cargo tres años después.

La salida de aviones vacíos con dirección a París, subvencionados por el propio FC Barcelona, destinados a aquellos compromisos del club fue una de las imágenes más lamentables que se recuerdan.

El ejemplo más evidente de la estocada que pretenden darle al socio del Barcelona de cara a Roma lo encontramos en el reparto de entradas realizado para la final de Copa del Rey. Rafael Yuste, vicepresidente del club, se escudó en la necesidad del club de acaparar el 20% de las localidades. Sin más explicación, Alfonso Godall, otro de los vicepresidentes del club, se escudó en una versada palabrería que vino a afirmar que “el vestuario y la institución tienen sus necesidades”. La misma cantinela de siempre. La clarividencia en el Barcelona brilla por su ausencia desde hace tiempo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información