Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Ni robando ganan

  • Mallorca 2-1 Barcelona
Mallorca 2-1 Barcelona
Defensa Central Defensa Central

Lo de Iturralde González es de vergüenza. Un Barcelona con el título ganado recibió dos nuevas ayudas del peor árbitro de la faz de la Tierra. El primer gol catalán subió al electrónico pese a que se consiguió en claro fuera de juego. Por si fuera poco, en el último segundo, el rey del villarato le regaló un penalti al Barcelona que Etoo, chupón a más no poder a lo largo del partido, lanzó al palo. Lloró Etoo por su fallo y lloró Iturralde. Quizá pensaría que el Madrid es tan peligroso que, aún muerto, podía superar al equipo de su jefe. Vergonzoso.

Lo que era una fiesta del Barça en el Ono Estadi acabó, al final, con la euforia desatada en la filas baleares, que remontaron el gol de Eto'o en la primera parte con un tanto del venezolano Juan Arango y otro del brasileño Cléber Santana. El Mallorca sigue imbatido en la segunda vuelta en su campo.

El doblete de los azulgranas y la permanencia de los mallorquinistas aplazó el debate futbolístico en la primera parte para dar paso a una gran fiesta en la gradas, con banderas y cánticos en favor de España, en un claro ejemplo de que Mallorca no respira ese odio a lo español que se expresó por parte del Barcelona en la Copa.

Ficha técnica:

2-Mallorca: Moyá; Martí, Josemi, Ramis, Ayoze; Jurado (Webó, min. 85), Mario Suárez, Cléber Santana, Arango; Keita (Varela, min. 60) y Aduriz (Trejo, min. 91).

1-FC Barcelona: Olazábal; Dani Alves; Abidal, Martín Cáceres, Silvinho; Gudjonssen, Xavi Torres, Hleb; Pedro (Jeffren, min. 83), Eto'o y Bojan Krkic.

Goles: 0-1, min, 10: Eto'o cabecea a la red un centro de Bojan; 1-1 min. 62: Arango, de falta directa; 2-1, min. 78: Cléber Santana marca de cabeza.

Arbitro: Iturralde González (Colegio Vasco). Amonestó a Bojan, Xavi Torres y Ayoze.

Incidencias: Partido de la trigésima sexta jornada de Liga disputado en el Ono Estadi ante unos 23.000 espectadores

En el Ono Estadi no había nada en juego y eso se notó en las alineaciones de los dos equipos, plagadas de ausencias, y en el mismo desarrollo de un partido jugado, en muchas sus fases, al ritmo de un entrenamiento.

El Mallorca se había exigido mantener la imbatibilidad en su estadio -no pierde desde el 11 de enero ante el Real Madrid (0-3)- en la segunda vuelta, pero debía superar la ausencia de sus principales referencias defensivas, Nunes y David Navarro, lesionados.

Con una defensa improvisada, el equipo de Gregorio Manzano pagó esa circunstancia con el gol de Samuel Eto'o (min. 10) que cabeceó sin oposición el balón a la red. Pep Guardiola alineó a los no habituales, como Martín Cáceres, Alexander Hleb, Eidur Gudjohnsen (horribles a lo largo del partido) junto a dos jugadores de filial, el meta Oier Olazábal y el centrocampista Xavi Torres. También jugaron Dani Alves y Abidal, bajas en Roma por sanción, y Eto'o, que busca el trofeo al máximo goleador de la Liga, y que directamente pasó de sus compañeros para centrarse en su habitual guerra particular.

El Mallorca buscó mucho a José Manuel Jurado y el guineano Alhassane Keita, pero apenas se acercó a la meta defendida por Oier Olazábal. El único remate balear se registró en el minuto 33, precisamente, a través de Jurado, cedido por el Atlético de Madrid.

El Barcelona pudo sentenciar el partido en la primera parte, pero se encontró con un espléndido Miguel Ángel Moyá, que le apagó la luz a Etoo una y otra vez. El conjunto "rojillo" salió con más ganas en la reanudación, con más actitud, dispuesto a no seguir siendo un convidado de piedra en la fiesta azulgrana.

Pero las ocasiones seguían siendo del Barça, y especialmente de Eto'o, que se desesperaba con cada parada de Moyá que le impedían aumentar su ventaja en el trofeo 'pichichi'. El camerunés, con la complacencia de Dani Alves, lanzó hasta los saques directos (min. 60) para marcar, pero sin éxito. Sus compañeros ni existían. No le hacían falta.

En el minuto 71, el venezolano Juan Arango falló de forma estrepitosa al estrellar un remate en el cuerpo del meta Oier, pero poco después, el futbolista sudamericano enmendó su error marcando un golazo de falta directa.

El empate dio alas al Mallorca y dejó aturdido al Barcelona, que hasta ese momento jugaba a placer. Poco después, un cabezazo del brasileño Cléber Santana provocó el delirio en las gradas. Se había consumado un 2-1 que Iturralde trató de impedir a última hora, pero que se encontró con el enésimo fallo de Etoo. Un penalti que lanzó al palo y tiró por la borda su pasotismo hacia sus compañeros a lo largo de todo el partido.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información