Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Vergonzosa derrota y Eto'o, sin pichichi

  • El Osasuna ganó en el Camp Nou y sueña con la salvación
Barcelona 0-1 Osasuna
Defensa Central Defensa Central

Un cabezazo de Pandiani ante un desfigurado Barcelona dio el triunfo al Osasuna en el Camp Nou (0-1), aunque las victorias del Sporting, el Getafe y el empate del Betis lo mantienen en los puestos de descenso, a falta de una jornada para el final del campeonato.

La indolencia de unos y la ineptitud de otros convirtió el choque en un partido infumable, en el que faltó ritmo y escasearon las ocasiones. Con la mente puesta en Roma y un equipo de circunstancias -del once que se enfrentará al Manchester United, sólo Eto'o y tal vez Sylvinho jugaron de inicio- el Barça afrontó el partido ante el Osasuna como un incómodo contratiempo, como una molesta interrupción de la fiesta que se vivió, antes y después del choque, para celebrar el doblete.

No hubo tensión competitiva, ni intensidad, ni espíritu reivindicativo en los jugadores azulgranas que menos minutos han disputado esta temporada y que esta noche demostraron por qué no serán los elegidos para buscar la gloria en la final de la 'Champions'. El Osasuna se jugaba la vida y el Barça, nada. Y en el deporte, cuando eso sucede, casi siempre se impone el espíritu de supervivencia.

El del conjunto navarro le llevó a marcar en la única aproximación clara a la portería de Pinto durante toda la primera mitad. Un cabezazo del especialista Pandiani a la salida de un córner (0-1, min.24). Antes de eso, buenas intenciones de Juanfran por la derecha, alguna aparición entre líneas de Masoud, y poco más.

El Barça, que se había acercado tímidamente con sendos disparos desviados de Pedro y Bojan, tomó el mando en los primero minutos, pero se fue desvaneciendo ante el mayor empuje del rival hasta convertirse en un equipo irreconocible, por juego, por actitud y por el nombre de algunos de los jugadores que hoy defendieron su camiseta.

Un tiro de Eto'o que Ricardo envió a córner y otro de Nekounam que salió alto cerraron la primera mitad. No se vio mejor fútbol tras la reanudación. Si acaso, algo más de ambición de los locales, que no querían despedir la temporada en el Camp Nou con una derrota.

Un par de acciones de Bojan desperezaron un encuentro anodino y también a la afición, que empezó a calentar motores para la fiesta posterior animando tímidamente a los suyos.

Pero hoy no era la noche del Barcelona, que lleva ocho días en capilla esperando el gran día, el del próximo miércoles, donde tendrá la posibilidad de lograr un doblete histórico.

Mientras, el Osasuna se empeñaba en demostrar por qué, a dos jornadas del final, su continuidad en la máxima categoría del fútbol español todavía sigue en entredicho.

0 - Barcelona: Pinto; Víctor Sánchez (Jeffren, min.70) , Cáceres, Abidal, Sylvinho (Muniesa, min.50), Xavi Torres, Hleb, Gudjohnsen, Pedro, Bojan y Eto'o (Keita, min.59).

1 - Osasuna: Ricardo; Azpilicueta, Cruchaga, Flaño, Monreal, Puñal, Nekounam, Juanfran, Mosoud (Hidalgo, min.65), Plasil y Pandiani (Héctor Font, min.92).

Gol: 0-1: Pandiani, min.24.

Árbitro: Rubinos Pérez (Colegio madrileño). Mostró cartulina amarilla a Abidal (min.31), Gudjohnsen (min.37), Ricardo (min.64), Bojan (min.71) y Puñal (min.88), y expulsó con roja directa a Muniesa (min.82) y Guardiola (min.84).

Incidencias: Partido de la 37º jornada de Liga disputado en el Camp Nou ante 77.331 espectadores. Antes del encuentro, el Osasuna hizo el pasillo de honor al Barcelona como reciente campeón de Liga y Copa del Rey


Su planteamiento rácano y especulador se manifestó con mayor intensidad tras el gol y, en la segunda mitad, retrasó aún más sus líneas para jugarse sus opciones descaradamente a la contra.

Sólo al final, cuando el Barça parecía haber bajado los brazos, Hidalgo, Plasil y Neokounam llevaron cierto peligro a la meta defendida por Pinto.

Rubinos Pérez expulsó con roja directa al joven Marc Muniesa, que había sustituido a Sylvinho en la segunda mitad, por una entrada a Plasil.

El árbitro empañó así el debut del chaval en Primera, que acaba de recuperarse de una grave lesión y que abandonó el campo entre lágrimas, mientras Guardiola, secundado por todo el banquillo barcelonista, se acercó a Rubinos para recriminarle su decisión.

El colegiado expulsó también a Guardiola, convirtió el Camp Nou en un hervidero, se llevó una sonora pañolada e incluso sufrió el acoso de un espontáneo, que saltó al campo con el trencilla en el punto de mira y con no muy buenas intenciones. El triste epílogo a un partido olvidable.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información