Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Guardiola, hasta las narices de Laporta

  • El técnico no le traga
El técnico no le traga
I.L I.L

Joan Laporta ha topado con un muro. Y ese muero tiene nombres y apellidos: José Guardiola. El presidente del conjunto catalán buscó, forzó e intentó hasta el último segundo una foto con su entrenador con la Copa de Europa de por medio. Sin embargo, el técnico esquivó una y otra vez a su presidente, consciente de que éste lo único que quería era protagonismo e intentar lavar ante su afición la pésima imagen que éstos tienen de él.

Y es que pese a los títulos obtenidos, la afición del Barcelona no soporta a Laporta. Nadie olvida que una moción de censura debió dar con los huesos del presidente catalán fuera del club. Sin embargo, Laporta se salvó por los pelos, y ahora quiere pasar factura a sus aficionados. Pese a ello, los socios no son tan tontos como Laporta piensa. Sin ir más lejos, cuando Etoo mencionó el nombre de Laporta en la celebración por la Champions, una atronadora pitada apareció en el Campo Nuevo. No quieren a su presidente. Están convencidos de que el equipo ha logrado éxitos pese a Laporta.

El afán de protagonismo del presidente le llevó a ponerse como un auténtico fanático en el palco de autoridades de la final de la Copa de Europa. Sabedor de que se perdería la foto de familia en el césped junto al título y los jugadores, tuvo que achuchar a los suyos mientras pasaban a recoger sus medallas. Desproporcionado fue el abrazo que le dio a Guardiola, al que sólo le faltó quitárselo de encima como si de un aficionado en busca de un autógrafo se tratara. Una buena muestra del divorcio que, para Guardiola, representa su relación con Laporta. Fría, distante…e inexistente.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información