Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Kaka cerró el baño con un gol de penalti

0-4. Paseo de Brasil en Uruguay
EFE EFE

Sin piedad y con la gran ayuda del arquero local, Brasil aprovechó su visita a Montevideo para pulverizar a Uruguay (0-4) y encaramarse al primer lugar de la clasificación para el mundial de Sudáfrica 2010.


- Ficha técnica:

0 - Uruguay: Sebastián Viera; Maximiliano Pereira, Carlos Valdez, Diego Godín, Martín Cáceres; Jorge Martínez, Diego Pérez (Sebastián Abreu min.45), Sebastián Eguren, Álvaro Pereira (Alvaro Fernández min 65); Diego Forlán y Luis Suárez.

4 - Brasil: Julio César; Daniel Alves, Lúcio, Juan, Kleber; Felipe Melo, Gilberto Silva, Elano (Ramírez, min 65), Kaká (Julio Baptista min 85); Robinho (Josué min. 85) y Luiz Fabiano.

Goles: 0-1, m.11: Daniel Alves. 0-2, m.35: Juan. 0-3, m.51: Luiz Fabiano. 0-4, m.73: Kaká.

Árbitro: Saúl Laverni (ARG), expulsó a Luis Fabiano (BRA) por doble amarilla y a Maximiliano Pereira (URU) con roja directa. Amonestó a Carlos Valdez (URU) y Sebastián Eguren (URU).

Incidencias: Partido correspondiente a la decimotercera jornada de la fase suramericana de clasificación para el Mundial de Suráfrica 2010 disputado en el Estadio Centenario de Montevideo ante unos 60.000 espectadores.

Uruguay vio impotente como los brasileños se limitaron a aprovechar sus graves errores y la calidad incontestable de sus jugadores para humillar a un cuadro charrúa que no perdía en casa con Brasil desde hace 33 años. Con este resultado, Uruguay mantiene el quinto lugar en la clasificación, aunque estará obligado a vencer a Venezuela en la próxima jornada de la eliminatoria para seguir aspirando al mundial de Sudáfrica.

Viera regaló dos goles a Brasil

Todos los esquemas previos quedaron rotos a los 11 minutos de juego, cuando los brasileños, que hasta entonces se habían limitado a esperar un contragolpe, rompieron el partido gracias a un garrafal error del guardameta Sebastián Viera que destruyó de un plumazo las esperanzas del cuadro local. El defensor del Barcelona Daniel Alves lanzó un muy lejano y aparentemente intrascendente disparo que, tras botar en el área chica, inexplicablemente se le escapó a Viera para introducirse mánsamente en la portería uruguaya.

Dolidos, los uruguayos se apropiaron de la pelota y pronto pusieron algo de peligro en el marco visitante, aunque, imprecisos y nerviosos, no lograron traducir en gol. Las ofensivas lideradas por Luis Suárez y Álvaro Pereira tropezaron en un fantástico Julio César, que no correspondió las facilidades otorgadas por su par uruguayo, y por la ansiedad de los delanteros locales. Hasta la media hora de juego Brasil no volvió a cruzar el medio campo de la mano de Kaká, desaparecido hasta entonces, que comenzó a poner en marcha la maquinaria futbolística brasileño.

Golazo de Luis Fabiano y firma de Kaká

Luiz Fabiano y al resto de los astros visitantes apuraron en un instante el área charrúa y pronto el defensor Juan forzó una intervención agónica de Viera a la salida de un córner para, en la jugada siguiente, casi idéntica, volver a rematar de cabeza y marcar el segundo para los brasileños en el minuto 35. Una vez más, la desesperación uruguaya tras el gol visitante tropezó en dos ocasiones con un magistral Julio César, que desvió en un mano a mano agónico con Álvaro Pereira una pelota que ya era gol y poco después bloqueó otro contraataque del goleador Luis Suárez.

El descuento arrancó con un Uruguay desbocado al ataque pero sin gran peligro, mientras que cada vez que los pentacampeones del mundo cruzaban la cancha hacían temblar a los 60.000 espectadores del Centenario. Y así llegó el tercero de Brasil, con un pase de Elano que habilitó a Luiz Fabiano en un lateral del área y que no perdonó a los locales con un disparo cruzado seco y directo en el minuto 51 imposible de atajar. Así las cosas, el partido se convirtió en una pesadilla para Uruguay, con Luiz Fabiano merodeando el arco local como un zorro en un gallinero hasta su expulsión en el minuto 65 por doble amarilla. Mientras, la zaga brasileña neutralizaba con facilidad los desesperados ataques celestes.

El gol de penal de Kaká (min.73), que fue arrollado absurdamente en el centro del área local, sólo vino a confirmar la superioridad visitante y la incapacidad local para remontar el encuentro incluso con un jugador de más.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información