Ir a versión clásica Ir a versión móvil

España y Villa suman y siguen

  • España venció por 1-0 a una Irak muy defensiva que apenas inquietó a los nuestros. Villa, ausente en fases del choque, marcó de cabeza el gol del triunfo. Silva volvió a demostrar su clase en la segunda parte.
C.Confederaciones: España 1-0 Irak
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica

La popularidad y, por qué no decirlo, el miedo que transmite España al resto de sus rivales fue el acicate al que se agarró el viejo Milutinovic, técnico de Irak, para crear una tela de araña en la que los españoles se enmarañaron durante el primer acto. Si no puedes quitarle la pelota a tu enemigo, interrumpe el juego. Esa fue la consigna utilizada por los iraquíes.

Para ello, Milutinovic recurrió a la figura del líbero. Un puesto en el campo que hacía retroceder el fútbol 20 ó 30 años. Ante eso, España no supo reaccionar. Los cambios que introdujo Del Bosque en el once inicial, teóricamente, para dar más mordiente a los nuestros, no terminaron de cuajar. Ni Mata ni Cazorla se hacía fuertes desde los extremos y, de esa forma, los iraquíes vivían relativamente cómodos despejando balones por arriba y por abajo. Milutinovic despreciaba la pelota, monopolizada por España, aunque sin el criterio y la profundidad que acostumbraba.

Ficha técnica:

España: Casillas; Ramos, Piqué, Marchena, Capdevila; Xabi Alonso, Xavi (Busquets 82’), Cazorla (Silva 66’), Mata; Torres y Villa (Güiza 74’).

Irak: Kassid, Ali Kareem, Muayad, Ali Hussein, Salam, Basem, Nashat, Fareed, Samer, Hawar (Jasim 69’), Alaa Zahra (Younis 80’).

Árbitro: Matthew Breeze (Aus). Amonestó a Xabi Alonso, Marchena.

Goles: 1-0 Villa (54’)

Estadio: Free State Stadium. Pobre entrada. 25.000 espectadores.

Aún así, un par de ocasiones, una por barba en las botas de Torres y Villa, se fueron al limbo para los nuestros. El del Liverpool no quiso jugarse el físico ante la salida del portero de Irak, que fue al encontronazo sin nada que perder. Villa, por su parte, no terminaba de estar metido en el juego. Su futuro le tiene en vilo y eso se notó sobre el césped. Pese a ello, un buen pase de Sergio Ramos fue empalado por el asturiano con las mismas ganas con las que le gritaría a Manuel Llorente su deseo de marcharse del Valencia, eso sí, con el mismo resultado que, hasta el momento, presentan las negociaciones entre Real Madrid y Valencia, agua.

Pero Villa es un tipo perseverante. Tímido fuera pero descarado dentro. En la enésima subida de Capdevila por la banda izquierda (gran torneo el que está haciendo el jugador del Villarreal) el balón le llegó tocadito al todavía delantero del Valencia. Éste se elevó y, marcando los tiempos, burló la vigilancia de la poblada defensa iraquí con un testarazo al palo contrario del movimiento del portero ¿Subirá el señor Llorente su precio otros cinco millones más?

SILVA, DETALLES DE MUCHA CLASE

Lo que debe tener muy claro Florentino es que si quiere pescar algún jugador en Valencia ese debe ser Silva. Pedazo de futbolista. Del Bosque le está dosificando porque viene de una lesión pero clase y calidad le sobran. En menos de media hora de partido dejó una serie de detalles que le califican como jugador. Con el tiralíneas por bandera le puso un balón de gol a Mata que éste, algo torpe, no acertó a machacar. Con su entrada, la selección volvió a la dinámica del toque y movimiento que había perdido con la presencia del mencionado Mata y Cazorla, dos jugadores que no encontraron el punto al partido y que se vieron ligeramente desplazados del tipo de fútbol que promueve este equipo.

En el fondo, Del Bosque actuó como ese padre de familia que cuida a su prole con el mayor de los cariños. Le dio oportunidades a varios de los menos habituales y salvó el envite apostando por el buen fútbol (con menor glamour que en otras ocasiones) a pesar de lo corto del resultado. Sin lesionados ni contratiempos, España suma y sigue. Igual que Villa, otro que tampoco falla.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información