Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Valdés, que renovará, era el quinto plato

  • Laporta y Txiki siguen coleccionando calabazas
El Barça sigue acumulando calabazas
I.L. I.L.

La semana pasada se vivieron dos capítulos esperpénticos en Can Barça en lo que se refiere a la renovación de Victor Valdés. Primero, porque el agente del portero aireó a los cuatro vientos la ruptura de las negociaciones, y es que pedían al club blaugrana la friolera de nueve millones de euros.

Y segundo, cuando de buenas a primeras, llegó el acuerdo para la renovación haciendo entender a la opinión pública que se había pactado una cifra intermedia: siete millones de euros de sueldo, ni los seis que daba el Barcelona ni los nueve que pedía el guardameta. Sin embargo, como casi todo lo que sucede en Can Barça últimamente, esta información llegaba sesgada, porque si Valdés va a renovar con el club blaugrana no será precisamente por un éxito en esta negociación, sino porque no ha encontrado ni un portero que quisiera fichar por el Barcelona, según el diario pro-culé Sport.

Su primera opción era el joven Sergio Asenjo, pero éste tenía un pre-acuerdo con el Atlético de Madrid y no quiso romperlo para vestir de blaugrana aunque el club catalán le ofrecía más dinero. La segunda pasaba por Diego López, el guardameta formado en la cantera del Real Madrid (sí, del Madrid y no del Barcelona). Sin embargo, el canterano merengue parece muy cerca del Manchester United y, cuando el Barcelona fue a preguntar, se encontró además con las puertas del guardameta completamente cerradas para defender el escudo barcelonista.

Otro portero al que sondearon fue Moyá, pero el meta del Mallorca prefiere esperar a ver qué pasa con Diego López porque prefiere jugar en El Madrigal antes que en el Camp Nou. Y la última opción pasaba por 'repescar' a Pepe Reina. La prensa catalana daba esta posibilidad como prácticamente hecha porque el internacional del Liverpool ya estuvo en el Barcelona, pero el club inglés no le va a vender, y el propio jugador no va a forzar su salida. Así pues, tras cuatro calabazas como cuatro soles de grandes en un tiempo récord, los dirigentes culés no vieron tan obsceno malgastar hasta siete millones de euros por un portero que no ha sido aún ni internacional absoluto por su país a sus 27 años. En este caso, se agarraron al popular refrán versionado a lo culé: "más vale malo conocido... que bueno por conocer no puedo", exactamente igual que sucede con Etoo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información