Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los árbitros podrán suspender partidos si hay comportamientos racistas

  • Según una directiva aprobada por la UEFA
Según una directiva aprobada por la UEFA
Defensa Central/agencias - Madrid Defensa Central/agencias - Madrid

El Comité Ejecutivo de la UEFA, reunido en Vilnius (Lituania),  aprobó las directrices para que los árbitros puedan hacer frente a los graves incidentes racistas en los estadios, que entrarán en vigor inmediatamente en todas las competiciones de la UEFA.

La decisión significa que si hay casos de suficiente magnitud e intensidad, el árbitro aplicará la Ley 5 de las Reglas de Juego, según la cual el partido podría llegar a suspenderse. "Esto envía una señal fuerte y también muy práctica de que durante los partidos de la UEFA, estas directrices se aplicarán", aseguró el secretario general de la UEFA, David Taylor. Además, el presidente de la UEFA, Michel Platini, recalcó la "política de tolerancia cerro contra el racismo del organismo". "Fue necesario dar a la gente que esta en el campo unas premisas para actuar. Determinamos los parámetros y líneas de conducta, así que ahora si tienen lugar casos importantes de comportamiento racista en el estadio, el árbitro parará el partido", expresó.

TRES 'AVISOS' ANTES DE LAS SUSPENSIÓN

La guía oficial incluye un procedimiento de tres pasos. Así, si el árbitro aprecia que se está dando un comportamiento racista, o es informado del mismo, primero parará el partido y solicitará que se anuncie por el sistema de megafonía al público el cese inmediato del comportamiento racista. Como segundo paso, si el comportamiento racista no cesa, el árbitro detendrá el partido por un periodo razonable de tiempo, por ejemplo de cinco a diez minutos y pedirá a los equipos que bajen a los vestuarios. Además, se dará otro aviso al público a través de la megafonía. Finalmente, si continúa por los mismo derroteros, el árbitro podría abandonar definitivamente el partido.

El delegado de la UEFA asistirá al árbitro, mediante el cuarto árbitro, para determinar si el comportamiento racista ha cesado, y cualquier decisión de abandonar definitivamente el partido sólo será tomada después de que se hayan probado todas las medidas implementadas posibles, y se haya comprobado el impacto de abandonar el partido con las medidas de seguridad adecuada para jugadores y público. "En los partidos de la UEFA hay gente con autoridad, como el árbitro o el delegado de partido, que pueden consultar antes de decidir suspender temporalmente el encuentro durante cinco o diez minutos, de acuerdo con los responsables de seguridad, y a partir de ahí, si el ambiente continúa siendo negativo, el partido podrá ser detenido", añadió Platini.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información