Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Parejo vuelve a Madrid con un oro bajo el brazo

  • España campeona al ganar a Italia con un gol en propia puerta en el 94'
PESCARA'09/FÚTBOL: 2-1 con un gol en propia puerta
EFE EFE

La selección española de fútbol revalidó en Pescara el oro conseguido hace cuatro años en los Juegos del Mediterráneo tras derrotar por 2-1 a Italia, en un encuentro en el que fue superior pero en el que necesitó de la fortuna de un gol en propia puerta de los locales en el tiempo de prolongación para apuntarse el triunfo.

En los primeros compases del encuentro España se asentó mejor sobre el terreno de juego, bien posicionada en el campo ante una Italia dubitativa, que tuvo la fortuna de que los jugadores de Luis Milla no acertaran en las dos buenas ocasiones de las que dispusieron en el arranque.

Nsue perdonó ante el meta Fiorillo, que despejó con el pie, en una clarísima ocasión del delantero del Mallorca. Apenas unos minutos después fue Jordi Alba quien probó fortuna con un potente disparo desde la frontal que de nuevo obligó a lucirse al guardameta transalpino.

Ficha Técnica:

1. Italia: Fiorillo, Bini, Calderoni, Albertazzi, Darmian; Sciacca (Della Pena, m.81), Bonaventura, Mazzarini, Raggio Garibaldi; Mustacchio y Mendicino (Immobile, m.65).

2. España: Mejías, Lillo, Boitia, Laguardia, Valdes; Marcos, Parejo (Enrique García, m.72), Bedía, Jordi Alba (Ander, m.62); Aaron y Nsue.

Goles: 1-0, m.75 Nsue. 1-1, m.88 Mustacchio. 1-2, m.94 Calderoni, en propia puerta.

Arbitro: G. Embaua (Libia). Amonestó por Italia a Mustacchio y Bini, y por España a Lillo.

Incidencias: partido correspondiente a la final de los Juegos del Mediterráneo celebrado en el estadio Adriático de Pescara ante 7.000 espectadores.

 

Tras el buen arranque de España el partido fue entrando en una dinámica de juego espeso, en el que los italianos se pertrechaban bien atrás, buscando la velocidad de Mustacchio y Mendicino para tratar de sorprender el algún contragolpe

Parejo, de libre directo, dispuso de la tercera buena oportunidad para España, aunque de nuevo Fiorillo se cruzó en el camino. El partido entró en una fase de juego cansino, con una Italia muy pobre en su juego, mientras que los españoles abusaban del juego horizontal y no encontraban la forma de romper el sistema de contención de los locales. De esta forma se llegó al descanso sin goles.

El paso por los vestuarios despertó a los españoles del sopor con el que habían acabado el primer tiempo. Parejo cobró más protagonismo en la medular, España movió mejor el balón y Alba se convirtió en la principal fuente de preocupaciones para la zaga italiana hasta que fue sustituido.

El mejor juego de España encontró la recompensa del gol en un disparo de Nsue que tras rozar en un defensa italiano acabó dentro de la portería. Tras el tanto, Italia se volcó hacia el área de Mejías y cuando parecía que el triunfo era español, Mustacchio empató el partido y llevó la algarabía a las gradas del estadio Adriático.

El encuentro parecía encaminado hacia la prórroga pero el fútbol fue justo y en el último suspiro del choque un centro al área italiana fue rechazado por el lateral Calderoni al fondo de su portería dando el oro a España.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información