Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los aficionados acusan a Beckham de "provocador" y el Galaxy pide perdón

EFE EFE

David Beckham pasa por un mal momento tras el incidente protagonizado con un espectador que saltó de las gradas cuando el inglés le encaró desafiante al concluir el primer tiempo del partido amistoso contra el Milán italiano. Beckham iba camino del vestuario cuando se paró en la sección donde está la peña 'Riot Squad', cuyos miembros recibieron al ex jugador del Machester United y del Real Madrid con pancartas y gritos hostiles. "Go home fraud" ("vete a casa, fraude"), o "Here before you, here after you, here despite you" (Hola 'Becks', estamos aquí antes de ti, después de ti y pese a ti), fueron demasiado para Beckham.

Los seguidores del Galaxy que presenciaron el incidente han calificado la acción de Beckham en los medios de comunicación de "clara provocación" y definen su versión de lo sucedido como "una completa mentira". Además, lo acusan también de haber sido el responsable de que la policía detuviese al hombre que saltó de las gradas, cuando fue Beckham quien lo "incitó" y lo retó. "Estaban diciendo cosas que realmente no eran muy bonitas", se defendió Beckham. "No estoy decepcionado porque no me afecta", añadió en alusión a los abucheos. Beckham dio también su versión al señalar que se había dirigido al aficionado para que se "relajase" y bajase el tono de sus expresiones y críticas.

"Uno de ellos saltó para darme la mano", dijo el jugador al término del encuentro. "O, tal vez, no", añadió. Los aficionados que estaban presentes consideran la versión de Beckham "completamente falsa" y en correos enviados al diario local 'Los Ángeles Times' y en declaraciones públicas en radio y televisión lo contradicen. Acusan a Beckham de haber utilizado un lenguaje "sucio" contra el espectador, con expresiones como "borracho", y de no saber admitir las críticas. Ante este panorama, nada favorable a la promoción de buena imagen que la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS) quiere dar de Beckham, el Galaxy tuvo que salir a pedir "perdón" a los hinchas.

Lo hizo a través del entrenador y gerente general del equipo, Bruce Arena, quien reconoció en un comunicado oficial que el "incidente" había sido poco constructivo para la imagen del equipo. "Lamentamos el incidente que sucedió al concluir la primera parte del partido del pasado domingo", señaló Arena, quien no hizo mención al nombre del jugador inglés. Arena admite también que los aficionados tienen "la libertad de expresión" para manifestar sus opiniones y darle el apoyo al equipo. Pero no será fácil que los seguidores de la peña 'Riot Squad' vayan a firmar la "paz" con Beckham, al menos a corto plazo, y ya han anunciado que el inglés va a tener un peor recibimiento cuando el Galaxy se enfrente al FC Barcelona, el próximo 1 de agosto.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información