Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Van der Vaart marcó, Robben gustó y Sneijder no jugó

  • La Inglaterra de Capello falló en defensa
AMISTOSO: HOLANDA INGLATERRA: 2-2
EFE EFE

El delantero suplente Jermaine Defoe logró hoy en Amsterdam para la selección inglesa dos importantes goles para empatar a dos frente a Holanda en un amistoso en el que los pupilos de Fabio Capello mostraron errores costosos en su defensa.

Holanda e Inglaterra guardaron un minuto de silencio en memorial de Dani Jarque

Una Inglaterra que pecó de falta de concentración y cometió tropiezos defensivos por los que pagó un elevado precio en el primer tiempo estuvo muy cerca de sucumbir ante un anfitrión organizado y muy fuerte en el ataque. Hubo sustos pero el "míster" italiano supo aleccionar a sus discípulos en el medio tiempo para dar la vuelta a un marcador nefasto y virar el partido. El equipo experimental de Capello tuvo aciertos, mostró coordinación y gozó de ocasiones de chollo, pero le perdieron un par de detalles; lapsos de concentración que dejaron fisuras en la zaga británica ante un rival peligroso.

- Ficha técnica:

2 - Holanda: Stekelenburg, Heitinga, Ooijer, Mathijsen, Braafheid, De Jong, Schaars, Van der Vaart, Robben (Huntelaar, m.56), Van Persie, Kuyt.

2 - Inglaterra: Robert Green; Glen Johnson, Rio Ferdinand, John Terry, Ashley Cole (Wayne Bridge, m.83); David Beckham (Carrick, m.45), Frank Lampard, Gareth Barry (Wright-Phillips, m.46), Ashley Young (Milner, 67); Emile Heskey (Defoe, m.45), Wayne Rooney (Carlton Cole, m, 58)

Goles: 1-0, Dirk Kuyt, m.9; 2-0, Rafael Van der Vaart, m.38; 2-1, Jermain Defoe, m.48, 2-2, Jermain Defoe, m.76.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia). No hubo amonestados.

Incidencias: Encuentro amistoso disputado en el Amsterdam Arena que comenzó tras un tributo al recientemente fallecido Sir Bobby Robson.

En su once inicial, el italiano daba hoy al extremo del Aston Villa Ashley Young su primera ocasión de ser titular con la selección, donde ocupó la banda izquierda, en el hueco del lesionado capitán del Liverpool Steven Gerrard. En la plantilla de partida, el entrenador confió, en lugar de Theo Walcott en el jugador del LA Galaxy, David Beckham, que hizo un gran partido ya desde el silbato inicial. Pero a Inglaterra le chirriaron varios engranajes defensivos. Fueron cruciales y su torpeza le puso a su adversario la victoria en bandeja.

Se conocía bien

Holanda hizo daño con algunos rostros familiares en la Premier, como el medio del Manchester City Nigel de Jong, el atacante del Arsenal Robin van Persie o el jugador del Liverpool Dirk Kuyt. Fue precisamente Kuyt el que puso al combinado local por delante con un gol desde dentro del área inglesa que no lograron despejar ni Ferdinand ni Terry y que dio ventaja a Holanda en el minuto 9. Wayne Rooney, desde la derecha, inició una jugada que dio al conjunto de Capello una de sus mejores ocasiones a los 18 minutos de juego.

Un pase del atacante del Manchester United se vio medio despejado por Mathijsen, que perdió la pelota en favor del ex madridista Beckham, quien a su vez se la centró a Johnson, embalado al área holandesa. Este jugador encontró al centrocampista del Chelsea Frank Lampard que tras esquivar la defensa anfitriona estuvo cerca de derribar al portero de Holanda, Skelengurg. Momento de oro y claro dominio inglés pese a un marcador que favorecía a Holanda.

Otro gran pase de David Beckham a Ashley Young, que encontró a Heskey puso de nuevo cerca a los ingleses de igualar, si no llega a ser por la intervención de Ooijer, que sacó el balón de cabeza. Inglaterra no se vino abajo por la desventaja numérica. Al contrario, el once visitante esgrimió buenas jugadas en el centro, coordinación y empuje in crescendo. Arjen Robben logró burlar a Glen Johnson para gozar de otra ocasión que salvó, esta vez, el cancerbero inglés Robert Green. Pero Holanda volvió a la carga aprovechando otro error catastrófico en la defensa inglesa.

Inglaterra reaccionó

Inglaterra tuvo otro costoso lapso de concentración que permitió que fuera el madridista Rafael van der Vaart el que aumentara la ventaja holandesa al aprovechar un rechace del balón de Green, que despejaba un tiro a puerta de Robben -otro jugador que viste la camiseta blanca-, para disparar con éxito y firmar el 2-0. El paso por vestuarios -y la probable reprimenda de Capello- sentó bien al once inglés. La selección del entrenador italiano se puso las pilas y empezó el segundo acto con un gol del suplente Jermaine Defoe. Neutralizó a la avalancha de defensas holandeses para burlar, por la izquierda, la portería local.

Y continuó la remontada inglesa. Fue de nuevo Defoe, atacante del Tottenham Hotspur el jugador que niveló el marcador para la selección inglesa en el minuto 76 dándoles el empate. Y, de paso, el delantero hacía méritos ante Capello.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información