Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Alves, el nuevo icono sexual

  • Las mujeres hacen cola en su casa tras arreglarse sus orejas
Las mujeres hacen cola en su casa tras arreglarse sus orejas
I.L. I.L.

El fútbol español ha descubierto este verano a su nuevo sex symbol. Y no es, como muchos podrían pensarse, ni Kaká ni Cristiano Ronaldo. Sino Dani Alves. El hombre de las orejas de soplillo ha decidido poner fin a sus complejos físicos y ha decidido ponerse la cara como Dios manda (en sentido cariñoso). Veremos si vuela en la banda como lo hacía antes.

En Barcelona ya se están preparando para lo peor. Cuentan las horas para que el brasileño salga al cesped con su nuevo look. Cuando llegue ese momento, y ante la avalancha femenina que se espera en el Gamper para su nuevo ídolo, los gritos y la histeria colectiva se apoderarán de las gradas del Camp Nou. Porque, si señores, Dani Alves se ha quitado sus simpáticas orejas de soplillo, esos órganos que facilitaban sus subidas en banda tanto en Barcelona como en su etapa en el Sevilla.

UN NUEVO ICONO SEXUAL

La cirugía estética ha permitido el nacimiento de un nuevo Beckham. Porque, hay que ser realistas, lo que hacía feo a Alves eran esas orejas. Parecía un enanito sacado de la pelicula de Blancanieves. Pero ahora el brasileño es otro. Y las firmas publicitarias han empezado a ponerse en marcha, porque ha nacido un nuevo icono comercial, ha nacido la persona que va a conseguir que niñas, adolescentes y maduras se quiten a los Brad Pitt, George Clooney y los Jonas Brothers de su calenturienta cabeza.

LA HEGEMONÍA DE BECKHAM, EN PELIGRO

Ahora entendemos por qué Beckham quiere regresar a Europa. Y es que su hegemonía como jugador más fashion está en claro peligro. La gripe de Cristiano de hace unos días tiene aquí también su explicación. Es comprensible que el portugués le den escalofríos al pensar en los millones que va a dejar de facturar ante la irrupción de Alves, el hombre conocido antes como soplillo - man, y que está dispuesto a heredar el trono que antes ocuparon los Ljungberg, Beckham y demás maniquís con profesión de futbolistas. Al fin Laporta tiene al galáctico que tanto andaba añorando.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información