Ir a versión clásica Ir a versión móvil

'Operación renove' en Valencia

  • El reciente fracaso obliga a plantear un proyecto nuevo
Alberto Piñero - Madrid Alberto Piñero - Madrid
El mercado de fichajes tendrá este verano los ojos puestos en Valencia irremediablemente. El fracaso deportivo y la crisis institucional obligan al club ché a remodelar la parcela deportiva si no quieren vivir el año que viene una continuación de la pesadilla de éste. Desde el banquillo hasta los jugadores, todo es susceptible de cambio, y sobre todo, urgen nuevos símbolos valencianistas que lideren un proyecto renovado.

Los que hasta ahora eran los buques insignia del equipo han pasado a mejor vida. Koeman se cargó a Cañizares, Angulo y Albelda, y los tres dejarán las filas ché este verano. Otros clásicos como el capitán Baraja, ausente en la lista de Luis, afrontan la cuesta abajo de su carrera. Y los que parecía que serían sus sucesores para marcar una época en el Valencia como Villa o Silva, también están en la lista de transferibles.

La mala gestión económica, los gastos del nuevo estadio, y el hecho de que vayan a ingresar menos dinero del que esperaban por los terrenos de Mestalla debido a la crisis inmobiliaria, obligarán a la planta noble del Valencia a escuchar todas las ofertas que lleguen para sanear las cuentas. Ahí pueden entrar incluso los propios Villa -que suena muy fuerte en el Bernabéu-, Silva -que está en la agenda de Guardiola y Txiki-, y Joaquín -por el que ha pujado ya el Everton inglés-, tres de sus mejores activos actualmente.

Además de esos seis jugadores, sobre los que se ha hablado mucho durante la temporada, también hay otros cuyo futuro deberá ser revisado. Como por ejemplo Manuel Fernandes, que llegó este verano de la mano de Miguel Ángel Ruiz por 15 millones y está cedido en el Everton. O Zigic, que no ha rentabilizado los 20 millones invertidos en él tras una exitosa campaña en el Racing, y en alguna ocasión ha manifestado su descontento con esta situación. Otro que tiene pie y medio fuera de Valencia es Miguel, y algún club medio de la Liga española también ha mostrado interés por ilustres de la plantilla como Helguera y Morientes.

Cuerpo técnico nuevo

No sólo habrá renovación dentro del vestuario, sino que también hay que revisar en esferas más altas. Para empezar, Voro ya ha confirmado que no entrenará el año que viene al primer equipo. El ex-jugador llegó al banquillo valencianista tras la destitución de Koeman, ha lavado la triste imagen que dejó el técnico holandés consiguiendo la permanencia, pero volverá a su puesto como delegado del equipo.

Después de tres técnicos durante la temporada, y con Voro fuera de las quinielas, varios han sido los nombres que han sonado. Marcelino parecía el candidato elegido, pero el entrenador que ha llevado al Racing a la UEFA lo descartó al enterarse de que la directiva podría dejarle una plantilla en cuadro con tal de sanear las arcas del club. Otros rumores apuntaban a Unai Emery o Eriksson, pero no hay nada concreto aún y el puesto sigue vacante.

El otro puesto cuya continuidad no está muy clara es el de director deportivo. Juan Sánchez cogió el relevo de Miguel Ángel Ruiz a final de abril cuando éste último fue destituido tras apenas nueve meses, pero su futuro no está nada claro. En principio, se aseguró desde el club que no era un parche para dos meses, sino que era de carácter fijo, pero en la situación en la que se encuentra el Valencia, nada puede darse por seguro. Y menos con un verano y un proyecto nuevo por delante.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información