Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Pinchazo de la Juve ante el Girondins

EFE EFE

El Juventus de Turín, máximo favorito para ganar el campeonato de fútbol italiano esta temporada, no convenció hoy en su debut en la Liga de Campeones, al empatar 1-1 ante el Girondins de Burdeos en un anodino partido en el que los turineses dejaron de lado su juego habitual.

Los de Ciro Ferrara, que comparten el liderazgo del campeonato nacional italiano con el Génova y el Sampdoria, ofrecieron en su primer encuentro de la máxima competición europea una cara muy distinta a la que han mostrado hasta ahora, esa cara que les ha permitido ganar los cinco partidos oficiales que han disputado. Esa otra versión del juego "juventino" tuvo mucho que ver en el resultado del partido de hoy, en el que los italianos, sin embargo, supieron sacar algo de provecho -un punto, en concreto-, tras un pase largo del ex madridista Fabio Cannavaro hacia el italiano Vincenzo Iaquinta decisivo para los turineses.

                       FICHA TÉCNICA

1 - Juventus: Buffon; Grosso, Cannavaro (Zebina, min 66), Legrottaglie, Cáceres; Tiago (Poulsen, min 81), Melo, Marchisio, Giovinco (Camoranesi, min 73); Amauri, Iaquinta.

1 - Girondins: Carrasso (Ramé, min 55); Chalmé, Planus, Ciani, Trémoulinas; Fernando, Diarra; Plasil (Gouffran, min 77), Gourcuff, Wendel; Chamakh.

Goles: 1-0 m. 63: Iaquinta. 1-1 m. 75: Plasil.

Árbitro: El noruego Tom Henning Ovrebo amonestó con tarjeta amarilla a Ciani (Girondins) y Giovinco (Juventus).

Incidencias: Partido del Grupo A de la Liga de Campeones disputado en el Estadio Olímpico de Turín bajo una intensa lluvia.

JUSTO REPARTO DE PUNTOS

De ese pase, Iaquinta se sacó un espléndido gol en el minuto 63 con un soberbio tiro desde fuera del área pequeña que parecía destinado a cambiar el rumbo del partido, pero nada más lejos de la realidad, pues, tras él, llegó el gol del empate del Jaroslav Plasil para el Girondins de Burdeos en el minuto 75.

Este martes los turineses parecieron acusar las ausencias destacadas de su capitán, el italiano Alessandro Del Piero, y del brasileño Diego Ribas, quienes, por unas contracturas musculares en el muslo, no pudieron jugar con sus compañeros su primer partido dentro del Grupo A de la Liga de Campeones. Sea por falta de ideas, de ganas, por las ausencias o por una insistente y pesada lluvia que cayó en todo momento sobre el terreno de juego del Estadio Olímpico de Turín, los italianos dejaron que los franceses se vinieran arriba ya desde los primeros compases del encuentro y que camparan a sus anchas por el césped turinés.

DIEGO, AUSENSIA RESEÑABLE EN LA JUVE

La primera parte del partido fue una progresión en direcciones contrarias de los dos equipos, con un Girondins que iba a más, mientras el Juventus se hacía más pequeño y esperaba que un despiste del rival le posibilitara encontrar el sendero de la victoria. Con esta tarea pareció estar muy comprometido el brasileño Amauri Carvalho de Oliveira, quien, acompañado de Iaquinta, intentó llevar el miedo al portero rival, Cédric Carrasso, algo que no sucedió, es más, fue el "juventino" Gianluigi Buffon quien se tuvo que emplear más a fondo para conseguir mantener su portería sin goles.

Los franceses supieron imponerse enseguida al juego de los italianos y adelantaron su defensa para hacer caer a los jugadores del Juventus en el fuera de juego, toda vez que la mayor parte de la acción del encuentro en la primera parte se producía en medio del campo.

PLASIL LOGRA EL ANSIADO TANTO DEL EMPATE

Y el comienzo de la segunda mitad fue más de lo mismo, con un Buffon que tuvo que dar lo mejor de sí para frenar el empuje del Girondins, líder de la Liga francesa empatado con el Lyon y que no conoce la derrota en partido oficial desde el pasado 7 de marzo. Poco después de la reanudación, ya Iaquinta anunciaba el tanto que después vendría, al llevar el peligro a territorio francés tras una salida en falso del portero rival que le dejó prácticamente solo ante la portería, pero en un muy mal ángulo que no le permite rematar el gol.

A partir de ese momento, el signo del partido pareció cambiar en algo, al menos durante unos minutos, y el italiano Sebastian Giovinco lideró el empuje de los turineses hacia la portería rival, poniendo en serios problemas al portero sustituto, Ulrich Ramé, que saltó al terreno de juego al poco tiempo de reanudarse el partido. Tanta insistencia consiguió su premio con el gol de Iaquinta, al que le siguieron una serie de ocasiones más o menos peligrosas del Juventus -sobre todo un travesaño de Claudio Marchisio-, pero que no pudieron hacer nada ante la justa sentencia de empate que Plasil ya había dictado para el Girondins.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información