Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Barça emula a Mortadelo y Filemón

  • El club contrató a detectives para espiar a cuatro vicepresidentes
El club contrató a detectives para espiar a cuatro vicepresidentes
Defensa Central Defensa Central

Escándalo en Can Barcelona. Según ha publicado el Periódico de Catalunya en la mañana de este miércoles, el club barcelonista habría contratado en el pasado abril a espías para que realizaran un seguimiento de cuatro de los cinco vicepresidentes que estaban en la lista de posibles candidatos a las elecciones del club en el 2010. Todo ello sin que el propio presidente culé tuviera conocimiento de los hechos.

Las elecciones preocupan en el seno del club, por lo que desde diversas fuentes se apunta a que la orden de espionaje partió del director general del club, Joan Oliver. Así, durante un tiempo una agencia de detectives se dedicó a investigar la vida privada y profesional de los cuatro candidatos para el 2010: Jaume Ferrer, Joan Boix, Joan Franquesa y Rafael Yuste. El quinto en liza, Alfons Godall, no fue investigado ya que por aquél entonces no tenía intención de presentarse a las próximas elecciones.

La característica común de todos ellos es que representan una línea continuista respecto a la gestión realizada por Laporta, por lo que algunos miembros del club podrían estar viendo con preocupación la posibilidad de que el propio actual presidente pudiese continuar manejando los hilos en las sombras a partir del año que viene. De ahí que la vigilancia se realizase en desconocimiento del propio Laporta y de otros tres de los vicepresidentes afectados.

Según el rotativo catalán, el encargo del espionaje podría haberse sido llevado a cabo por la agencia Método 3, famosa por realizar este tipo de trabajos. Su labor consistió así en buscar en la vida laboral y personal de estas personas para saber si existía algún aspecto que en el futuro se pudiera utilizar en su contra.

Sin embargo, como resulta lógico, uno de los afectados acabó descubriendo el pastel y se lo comentó a sus compañeros vicepresidentes y provocó un terremoto en el seno del club. Su reacción fue pedirle explicaciones a Laporta, quien se mostró sorprendido y aseguró ser desconocedor del hecho. Una respuesta que parece que dejó satisfechos a los espiados, de manera que éstos prefirieron ocultar los hechos para no afectar a la estabilidad del club. Pues bien, la noticia ya ha saltado y se avecinan nubarrones en el horizonte blaugrana.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información