Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Laporta vuelve a hacer el ridículo

  • "Intentan de desestabilizar para prescindir de los servicios de Oliver y no lo conseguirán"
Excusa al culpable del 'Watergate culé'
I. L. I. L.

El presidente del Barcelona sigue vestido de político. Incluso ‘Radio Taxi’ se piensa ofrecerle ser el que contrate los servicios para que así dé salida a su afán de hablar delante de un micrófono.

Ahora Joan vuelve a darle a la húmeda para intentar engañar de nuevo a todos los españoles y dejar mal a los independentistas como él. Utiliza de nuevo al club que preside para asegurar que las polémicas que provoca él son porque “tienen ganas a una entidad que está en el mejor momento de su historia”, ninguneando así la historia del mismo Barcelona. Y luego (afortunadamente no puso delante al burro para que no se espante) añadió que los ataques van dirigidos hacia él “por su manera de pensar”. Y en eso tiene razón, porque su manera de pensar, o sea, aprovecharse del Barcelona para vender su extremismo independentista y permitir pasajes de espionaje no lo aprueba gran parte del barcelonismo, a los que no les gustaría verse jugando la ‘Lliga de Catalunya’.

“Son gente intolerante y son personas que están calentando motores”, agregó el tío más tolerante de esta España en democracia. Vamos que es como la metáfora de la rana y el alacrán. El segundo le pidió que le cruzara la charca, y el primero le dijo que no, que le picaría y moriría. Tras convencer a la rana, ésta cruzó el charco al alacrán y justo antes de llegar le picó y el batracio murió. Lo dicho. La gente ya no se fía de él.

Pero el angelito no se paró ahí y entró en el tebeo que no hubieran protagonizado Mortadela ni Filemón: “Son gentes que se dedican a intentar erosionar y extorsionar”, dijo acusando a quienes han levantado la alfombra en el  asunto de los espionajes a cuatro vicepresidentes de la entidad. Y claro, para él ha prescrito al afirmar que fue “hace cinco meses” cuando tuvo noticia de ello y que a partir de ese momento se le dieron “las explicaciones a los vicepresidentes, fueron entendidas, ya que se recabaron una serie de informes de riesgo” pues había “sospechas” y por “razones de seguridad se recabaron informes”. .

Desaforada defensa del culpable de espiar a los vicepresidentes

“El que ahora salga está fuera de lugar", porque Joan Oliver -director general corporativo del Barça- es “gente inteligente, competente y trabajadora”, además de “valiente” y ha estado “dirigiendo el club con eficacia”, por lo que puntualizó que lo quiere a su lado al ser “de los mejores directores generales de la historia del club”. Vamos, blanco y en botella de quien recibía órdenes el señor Oliver.

Y si le parecía poca la defensa enloquecida hacia una persona que ha abierto el Watergate culé, un escándalo sin precedentes en el mundo del fútbol, va y dice: “Intentan de desestabilizar para prescindir de los servicios de Oliver y no lo conseguirán. No voy a prescindir de sus servicios. No cederé a los intentos de chantaje”. Repetimos, blanco y en botella.

En definitiva, más vergüenza para unos colores que cada día se pisotean más y más. Veremos si este Joan no acaba superando a aquél Ramón. Nos referimos a Calderón que dejó el madridismo a la altura que se empieza a encontrar el barcelonismo.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información