Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Sevilla, a la caza de Madrid y Barça

  • Ath. Bilbao 0 - 4 Sevilla
Ath. Bilbao 0 - 4 Sevilla
EFE EFE

El Sevilla FC ha castigado con crudeza la debilidad defensiva del Athletic y ha encadenado su cuarta victoria consecutiva en San Mamés tras imponerse con rotundidad (0-4) en un partido que a quedado sentenciado antes de descanso con los goles de Renato, Negredo y Kanouté.

Jesús Navas, a un cuarto de hora del final, ha redondeado el triunfo sevillista ante un rival desconocido que no se ha parecido más que en el uniforme al que hace solo siete días ganó con brillantez e ilusionó a 'La Catedral' frente al Villarreal.

El partido arrancó eléctrico, como se preveía después de último antecedente en la semifinal de Copa. En los primeros tres minutos Negredo y David López ya habían pisado con peligro el área rival, pero el primer regalo local desequilibró lo que apuntaba hacia una batalla bastante más nivelada.

Renato fusiló a Irazoz en una falta lateral desde el borde izquierdo del área después de que el portero navarro colocara a Susaeta como única oposición en al barrera y le regalara el primer palo. El golpe dejó conmocionado al Athletic, que sin embargo no se olvidó de combinar para tratar de acercarse a la portería de Palop, sobre todo por una banda derecha a través de Susaeta.

Una doble ocasión de Toquero y Llorente, abortada con acierto por Palop, llevó la esperanza a la grada, pero era evidente

FICHA TÉCNICA

Athletic Club: Iraizoz; Iraola, Ustaritz, Amorebieta,

Koikili; Susaeta (Muniain, min.46), Javi Martínez,

Gurpegui (Yeste, min.46), David López (Bóveda, min.58);

Toquero y Llorente.

Sevilla FC: Palop; Sergio Sánchez, Squillaci, Dragutinovic,

Fernando Navarro; Jesús Navas (José Carlos, min.80),

Renato, Lolo, Diego Capel (Acosta, min.71);

Kanouté (Luis Fabiano, min.64) y Negredo.

Goles: 0-1, min.5: Renato. 0-2, min.20: Negredo. 0-3,

min.46 : Kanouté. 0-4, min.74: Jesús Navas.

Árbitro:
Teixeira Vitienes (Colegio cántabro).

Expulsó por doble amonestación a Amorebieta (m.54).

Además, mostró tarjetas amarillas a Javi Martínez y Bóveda,

por el Athletic y a Dragutinovic y Renato, por el Sevilla.

Incidencias:
Partido correspondiente a la quinta jornada de liga

disputado ante unos 38.000 espectadores en San Mamés.

Terreno de juego en buenas condiciones. Tarde soleada

y temperatura agradable.

que no era el día de los rojiblancos. Un nefasto despeje de Amorebieta dejó el balón a los pies de Capel, que avanzó unos metros y metió un pase interior a Negredo para que el ariete madrileño marcara con calidad el 0-2.

El nuevo directo al hígado mandó definitivamente a la lona al Athletic. Si habitualmente el Sevilla se siente cómodo con ventaja, cuando la dobla hay pocos rivales capaces de responderle.

Los de Manolo Jiménez enfriaron el partido al tiempo con su inconfundible estilo al tiempo que el Athletic daba arreones a la desesperada con un juego directo precipitado e impreciso que le dio como único rédito un remate de chilena de Gurpegui que salió alto.

Además de defender con orden su renta, los visitantes lanzaban incluso serios zarpazos, como el cabezazo a bocajarro de Squillaci (m.36) que saco como pudo Iraizoz o el voleón de Negredo (m.42) desde la frontal que sacó astillas del travesaño.

Por si era poco el castigo, en la tiempo extra de la primera parte, Kanouté le dio la puntilla al Athletic. Iraizoz no supo bloquear el golpe franco botado por Negredo y el malí, muy atento, solo tuvo que empujar para marcar el 0-3.

Caparrós dio entrada tras el descanso a Muniain y Yeste y el equipo lo agradeció, con un par de aproximaciones, una de ellas culminada por Llorente con un bonito remate a la media vuelta. Pero la expulsión de Amorebieta, antes de cumplirse los diez minutos de la reanudación, cercenó el amagó de reacción bilbaína.

Con superioridad numérica, el partido ya fue coser y cantar para el equipo andaluz. Los de Jiménez tocaron la pelota a su antojo, se gustaron frente a un contrario incapaz y ampliaron incluso el marcador después de que Jesús Navas aprovechara un pase interior para cruzar con un derechazo a media altura.

Con 0-4 en el marcador y el partid totalmente roto los quince minutos que restaban para el final fueron una tortura para jugadores y aficionados rojiblancos, totalmente impotentes ante la manifiesta superioridad del Sevilla.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información