Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Abel salvó la cabeza de milagro

  • Atlético 2-1 Zaragoza
Atlético 2-1 Zaragoza
EFE - Madrid EFE - Madrid

Una victoria muy sufrida, la primera de la temporada de Liga, reanimó al Atlético de Madrid, que vivió al filo del empate durante todo el tramo final del encuentro contra el Zaragoza, pero que solventó con triunfo un partido decisivo para la continuidad de Abel Resino en el banquillo rojiblanco.

No convenció el juego del equipo madrileño, que, desde el minuto 2, mandó en el marcador, con un gol de José Manuel Jurado, y que incluso dispuso de dos tantos de ventaja para encarar la parte final del choque, pero un penalti transformado por Ewerthon alargó su sufrimiento hasta el último segundo (2-1).

Era una final para el Atlético, que sólo había sumado tres de los quince puntos disputados en Liga y que acumulaba una racha de siete partidos oficiales consecutivos sin ganar. Y también para el entrenador Abel Resino, en una situación muy comprometida y con su continuidad muy pendiente de una victoria contra el Zaragoza.

Por todas esas circunstancias, su arranque, con gol incluido en el minuto 2, en un disparo de Jurado tras un rechace, fue un alivio para el conjunto rojiblanco, que se encontró en su primera ocasión con el 1-0, con la tranquilidad necesaria para afrontar un partido de tal importancia para su futuro más próximo.

Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: De Gea; Ujfalusi, Perea, Juanito, Antonio López; Jurado, Paulo Assuncao, Cléber Santana, Simao (Maxi Rodríguez, m. 66); Forlán (Sinama Pongolle, m. 88) y 'Kun' Agüero (Reyes, m. 70).

1 - Real Zaragoza: Carrizo; Pulido, Pavón, Ayala, Paredes; Ponzio, Gabi (Ewerthon, m. 54); Jorge López, Abel Aguilar (Pennant, m. 67), Babic (Lafita, m. 35); y Arizmendi.

Goles: 1-0, m. 2: Jurado, tras un rechace en el área. 2-0, m. 66: Antonio López, de falta directa. 2-1, m. 70: Ewerthon, de penalti.

Árbitro: Pérez Burrull (C. Cántabro). Amonestó a los locales Juanito (m. 11), Cléber Santana (m. 22), Ujfalusi (m. 69), Agüero (m. 70) y Paulo Assuncao (m. 83) y a los visitantes Ponzio (m. 28), Abel Aguilar (m. 40) y Ayala (m. 58).

Incidencias: partido correspondiente a la sexta jornada de Liga en Primera División, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 35.000 espectadores.

Fue un golpe para reforzar el ánimo del equipo local, que remató en el primer cuarto de hora a la portería rival, con dos acciones más del portugués Simao, una tras marcharse de cuatro jugadores, y un disparo desde fuera del área del brasileño Cléber Santana, más que en toda la primera parte del pasado miércoles en Oporto.

No le duró mucho al Atlético el control del partido, porque el Zaragoza cambió su inicio horrible de encuentro por un fútbol más convincente, con comodidad con el balón en su poder y cada vez con más presencia sobre el área rojiblanca, donde se encontró una defensa a veces temerosa, a veces contundente, siempre imprevisible.

Entre los desajustes atléticos y su dominio de la pelota, el conjunto aragonés no necesitó mucho más para poner en aprietos a los locales, sobre todo con una ocasión inmejorable para el empate, un penalti de David de Gea sobre Jorge López, lanzado por el serbio Marko Babic y parado por el guardameta, hoy debutante en Primera División.

Fue el estreno perfecto para el portero, que partía como tercer arquero este curso, sin apenas opciones de jugar, pero al que las bajas de Roberto Jiménez, lesionado, y Sergio Asenjo, en el Mundial sub'20, le dieron hoy la oportunidad de demostrar su talento. Lo hizo en un momento clave, cuando las dudas ya acechaban al Atlético.

Aguantó el conjunto rojiblanco el resto de la primera mitad, con la pelota como propiedad del Zaragoza, ya con Ángel Lafita sobre el césped en lugar del lesionado Babic (a pesar de la amenaza del Deportivo de La Coruña de impugnar el partido), aunque tampoco sin demasiados sobresaltos defensivos ante la falta de profundidad del equipo visitante, tan dueño del balón como inofensivo para De Gea.

El inicio de la segunda parte tampoco calmó el empuje del conjunto aragonés, que sometió al Atlético a un carrusel de saques de esquina, de centros al área sin rematador, de acercamientos fallidos sobre el área local ante la inquietud de los rojiblancos, sólo reactivados en tres disparos muy peligrosos de Forlán.

Era la única fórmula del Atlético para contrarrestar el improductivo dominio de su contrincante. Fue suficiente para el equipo madrileño, que firmó el 2-0 en su siguiente oportunidad, en una falta directa al palo del portero de Antonio López, que celebró con gol su partido 150 en Primera División como rojiblanco.

No significó la tranquilidad para el Atlético. Ni mucho menos, porque un nuevo penalti, esta vez de Ujfalusi sobre Arizmendi, metió en el partido al Zaragoza con el 2-1 del brasileño Ewerthon, que engañó a De Gea en su lanzamiento y que devolvió el sufrimiento a los locales a falta de veinte minutos para el final del choque.

Fueron momentos de agonía para el conjunto rojiblanco, al que el portero salvó en una falta lanzada por Jorge López, pero que también tuvo ocasiones suficientes para cerrar el partido al contragolpe, como una clarísima del argentino Maxi Rodríguez, y que aguantó hasta el último segundo para conquistar una victoria balsámica.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información