Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Bosnia se juega la "repesca" ante una Estonia sin nada en juego

EFE EFE

La selección de Bosnia-Herzegovina se enfrenta el sábado a Estonia, en Tallin, en un partido crucial para el país balcánico en la clasificación para el Mundial de 2010 en Sudáfrica y confía también en la suerte.

De ganar, el equipo bosnio se aseguraría su plaza en la repesca y se abriría así la posibilidad del pequeño país balcánico de competir con las mejores selecciones del mundo. El ambiente en la selección bosnia después de la violenta conducta de los hinchas de dos clubes del país la semana pasada, que se saldó con un muerto, es un poco sombrío y requerirá del entrenador Miroslav Blazevic esfuerzos adicionales en los preparativos psicológicos para sus jugadores.

"En la medida en que se acerca el partido con Estonia crecen la tensión en el equipo. No debo permitir que superen el límite porque eso dejaría consecuencias nocivas en el equipo y su juego", declaró Blazevic. "Tengo que decir que estoy muy preocupado en la víspera del encuentro en Tallin, porque soy consciente de que nos espera una tarea difícil. Todos tenemos que dar el máximo", agregó el seleccionador. El técnico, además, aconsejó a sus jugadores tener en mente siempre la importancia del partido y recalcó que su rival del sábado "es una selección muy buena".

Blazevic recordó que "hasta el gran Brasil" ganó a Estonia por poco, con sólo 1-0, y que "causó una buena fatiga a los turcos y a los españoles, pues lo mismo nos espera también a nosotros". No obstante, Blazevic mostró tener plena confianza en su equipo, del que dijo que "es uno de los más poderosos del mundo". "Pero tenemos que confirmarlo sobre el terreno. No hay lugar a relajo ni menosprecio del rival. Sólo así podremos llegar a la victoria, no de otra forma", declaró.

Blazevic considera de excepcional importancia en este momento "preparar bien a los chicos en el plan psicológico, para que salgan al terreno once guerreros dispuestos a morir para la camiseta nacional". El combinado estonio no se juega más que el honor e intentar abandonar la penúltima plaza del grupo. Además, de sumar la que sería su segunda victoria de la fase, tras la lograda en casa el pasado abril ante Armenia (1-0).



Alineaciones probables:


Estonia: Pareiko; Pilroja, Klavan, Rahn, Sisov, Jaager, Vassiljev, Purje, Oper, Kink, Zenjov.

Bosnia-Herzegovina: Kenan Hasagic; Emir Spahic, Safet Nadarevic, Sanel Jahic, Sejad Salihovic, Senijad Ibricic, Zvjezdan Misimovic, Elvir Rahimic, Samir Muratovic, Vedad Ibisevic, Edin Dzeko.

Árbitro: Nicola Rizzoli (ITA).

Estadio: Le Coq Arena, de Tallin (14.00 gmt).

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información