Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Triunfo agónico

  • Villa adelantó a España y un fallo de Marchena propició el de Reginfo
Alejandro Alcazar Alejandro Alcazar
Un gol en el minuto 92 salvó el partido a España, porque estuvo a punto de pifiarla cuando lo tenía todo a favor. Pudo golear pero ganó de chiripa, aunque el resultado final hizo justicia.


Un gol en el minuto 92 salvó el partido a España, porque estuvo a punto de pifiarla cuando lo tenía todo a favor. Pudo golear pero ganó de chiripa, aunque el resultado final hizo justicia a la diferencia que se vio sobre el campo. Luis Aragonés tendrá que tensar a sus jugadores, que llegan cansados en esta etapa final de la temporada lo que les resta precisión, claridad de ideas y, sobre todo, esa pegada contundente que necesita todo equipo que quiera aspirar a algo.

Record de imbatibilidad de España

España llevó la voz cantante en la primera parte. Perú estuvo achicada por el buen dominio de balón de los nuestros, que movieron con rapidez la pelota aunque carecieron de pegada. Mantuvieron el ritmo ante un contrario que no se resistía demasiado salvo 15 minutos de asueto que se tomaron los españoles. Además, España, con Iker, y la colaboración de Reina, batieron el record de imbatibilidad de la Selección. Una marca que estaba en posesión de Zubizarreta con 586 minutos, números que quedaron destrozados a los cinco minutos de partido y que se quedó en 655 con el gol de Reginfo.

El comienzo de partido fue brillante, sorprendiendo a unos peruanos lenton de movimientos y previsibles en el pase, lo que propició robos constantes de balón en el centro del campo que inclinaban el campo hacia la portería peruana como si fuese un tobogán. Los "pequeñines" imprimían velocidad a sus acciones y desarbolaban las líneas franjirojas con pasmosa facilidad, la misma que para fastidiarla en los últimos metros como le pasó a Iniesta, que con toda la portería para él estrelló el balón en un defensa que se cruzó en la misma línea de gol.

Fue el comienzo de diez minutos mágicos de la Selección, que no culminó por falta de puntería. Fútbol, por un tubo; pero el cañón, desviado. Una acción individual de Villa desviada a córner por Salas; un claro penalti a Ramos a la salida de un córner que se comió el macedonio, y un tiro que se envenenó de Xavi que pareció una acción de malabarismo de Butrón para evitar que entrara en colaboración con el poste y la suerte. Buenas opciones de adelantarse que descubrían la agilidad en la circulación del balón en ataque de España, pero sin punch.

Equilibrio y gol



Perú se fue soltando y empezó a dejar patente que también la sabe mover y Solano tiró un libre directo desde el borde del área que desvió Alonso, porque llevaba camino de la escuadra. El encuentro se empezó a parar por las imprecisiones, por el exceso de individualismo y acabó con en dominio alterno. Esta España juega bien con espacios y pero cuando le tapan las vías se queda sin raíles.

Cuando más plomizo estaba el encuentro, con fútbol subterráneo y algún que otro enfrentamiento mal encarado, como uno de Hidalgo con Ramos, porque estos peruanos no se arrugan ante nada ni ante nadie, llegó el 1-0. Una bonita jugada que alcanzó el vértice izquierdo del área peruana, Xavi sacó el compás y le dio una asistencia a Villa que éste no perdonó. Un gol que daba tranquilidad, el gol 14 del "7 de Luis Aragonés". Un tanto que mandó el partido al descanso.

Cambios y otro partido

Luis hizo cambios en la continuación y el encuentro nació más partido, menos estructurado, sobre todo por parte de España. Quizá porque los peruanos salieron con la consigna de buscar el empate. Y así fue, dos ocasiones en una misma jugada de los peruanos obligaron a Casillas a aparecer ante la desesperación de Pujol con sus compañeros de defensa. Una situación que incomodoba a Luis y sentó a Villa para sacar a De la Red, cambiar el dibujo en un 4-5-1 y buscar más aplomo en el centro del campo. Cazorla también se sumó al equipo poco después, en sustitución de Iniesta, por lo que España había dado una vuelta de tuerca al equipo.



El partido ya había entrado en lentitud, con alguna que otra coz de los peruanos que no se cortaron para frenar a los españoles. Los nuestros intentaron juntarse para tapar a Perú cuando tenía la pelota, y empezaron a lanzar contras en busca de un segundo gol que asegurase el resultado. Y lo tuvo Güiza de cabeza a pase de Cazorla, aunque Butrón le acertó la dirección y anuló el cabezazo.

Pero el fallo habitual estaba por llegar y fue Marchena, con un despeje blandito al borde del área que Reginfo, que pasaba por allí, se encontró y de cabezazo largo sorpendió a un Casillas adelantado. Menuda pifia. Una pifia que dejaba la sensación de un equipo débil, pero lo cierto es que España no se merecía tanto castigo. Con el empate tocó remar, atacar y atacar para volver a desequilibrar el partido. Creó ocasiones para marcar, y cuando todo hacía indicar que la pifia estaba servida, apareció Capdevila solito en el centro del área para empalmar un pase desde la derecha y cerrar el partido. ¡Uhhff!


LA FICHA:


España: Casillas; Sergio Ramos, Marchena, Puyol, Capdevila ; Xabi Alonso (Senna, 46"), Xavi (Cesc 46"), Iniesta (Cazorla, 61"), Silva; Villa (Sergio García, 83") y Torres (Güiza 46") y Villa (De la Red, 56").

Perú: Butrón; Salas, Villalta (Rodríguez 23"), Vílchez, Luis Hernández; Rainer Torres, Cruzado (Mariño 46"), Solano (Cevasco, 90"), Hidalgo (Neira, 73"); Chavez (Reginfo, 65") y Guerrero.

Goles:

1-0 Villa culmina un ataque a pase de Xavi.

1-1 Reginfo de cabeza tras flojo despeje de Marchena

2-1 Capdevila empalma dentro del área un pase de Cazorla


Árbitro: Dimitar Mechkarovski, de Macedonia. Amarilla a Torres, Cruzado.


Estadio:
Nuevo Colombino de Huelva. Lleno. Saltaron dos espontáneos que tenían toda la pinta de ser peruanos, que la seguridad privada del campo detuvo con presteza.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información