Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Portugal recibe una "inolvidable" bienvenida

Redacción Defensa Central Redacción Defensa Central
El presidente de la Federación Portuguesa de Fútbol, Gilberto Madaíl, describió la recepción en Suiza como "algo inolvidable", después de que miles de aficionados se diesen cita para dar la bienvenida a la selección lusa en su llegada ayer a la sede de la Eurocopa.

Unos 174.000 portugueses en Suiza

Esa es la cifra de ciudadanos lusos que habitan, en su mayor parte, en la parte del país dominada por el idioma francés. Todos ellos se reunieron para recibir a los de Luiz Felipe Scolari. Muchos aficionados, atabiados con las camisetas de la selección, esperaron horas para ver a sus jugadores, que aterrizaron en el aeropuerto genovés tras dos horas de vuelo desde Lisboa. Desde allí, Portugal se trasladó a Neuchatel, lugar donde llevarán a cabo los entrenamientos correspondientes a la competición europea.

Junto a ellos, alrededor de 600 portugueses se motorizaron para acompañar al autobús del seleccionado luso hasta su lugar de concentración. Una vez allí, más aficionados esperaban impacientes a su selección, algo que Madaíl no se cansó de agradecer. "Estábamos seguros de que la recepción sería maravillosa, pero esta bienvenida ha superado todas nuestras expectativas. Lo que he visto ha sido inolvidable. Ahora, debemos centrarnos y trabajar duro, porque hay muchas cosas que preparar para el primer partido contra Turquía", dijo el presidente de la FPF.

Primer entrenamiento, primer susto

Como decía Madaíl, hay que trabajar duro. Por eso el conjunto luso al completo se ha entrenado hoy en la primera jornada de la concentración portuguesa en Suiza. Una jornada que ha estado protagonizada por el susto que ha dado Cristiano Ronaldo, al recibir un golpe en el tobillo derecho, durante el entrenamiento matinal.

Los médicos decidieron vendar el pie y aplicar hielo en la zona afectada. Después, Ronaldo pudo reanudar el trabajo sin ningún problema y ejercitarse en la sesión vespertina junto al resto de sus compañeros. El luso, pretendido por el Real Madrid, tocó el balón con ambos pies y participó en todos los ejercicios, sin dar muestras de dolor, algo que tranquilizó a todos aquellos que se temieron lo peor. Salvo inconvenientes de última hora, Portugal podrá contar con su estrella para el partido del sábado, ante Turquía, en su debut en la Eurocopa.


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información