Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Ejido y Granada 74 pierden la categoría

Redacción Defensa Central Redacción Defensa Central
En la otra cara de la Segunda División, la de la lucha por evitar el descenso, Poli Ejido y Granada 74 son las primeras víctimas y jugarán la próxima temporada en Segunda B. En esa pelea para evitar perder la categoría se encuentran también Racing de Ferrol, Alavés, Cádiz, Xérez, Albacete y Córdoba.

Si bien Racing de Ferrol y Alavés son los que parten en desventaja, al estar en estos momentos en la zona peligrosa, el resto de candidatos no está exento de los fantasma de la Segunda B si no consiguen certificar buenos resultados en sus próximas citas. Así, si Racing de Ferrol gana y pierde alguno de los que se disputan las indeseables plazas de descenso, podría salvarse. Algo que también ocurriría en caso de empatar a 50 puntos con el Xerez, ya que, hasta el momento, el gol average está a favor de los gaditanos. Lo mismo ocurre con Alavés, al que también le valdría la victoria con empate o derrota de sus rivales por evitar el descenso.

Mientras, el Cádiz, por ejemplo, poniéndose en lo peor y que no consiguiese ganar su próximo partido, necesitaría que Alavés y Racing de Ferrol perdieran los suyos. El empate no le valdría, aún perdiendo sus encuentros Xerez, Albacete y Córdoba, ya que todos ellos le ganan en el gol average.

Cádiz 0 - 0 Sevilla Atlético

El Cádiz tendrá que esperar hasta el último momento para saber si se queda en Segunda o no tras ceder un empate ante el Sevilla Atlético en el Ramón de Carranza. El Cádiz tenía la necesidad vital de salir con los tres puntos y afrontó el partido con mayor empuje en los primeros minutos y siendo protagonista de un mayor número de ocasiones de cara a portería.

Las últimas opciones de los gaditanos llegaron por medio de Abraham Paz, Javi Varas y Dani, pero ninguno de sus disparos tuvo acierto en bajo los palos del filial del Sevilla.

Eibar 1 - 0 Numancia

Con esta victoria, el Eibar certificó la permanencia en Segunda ante un Numancia que ya no se juega nada al estar ya asegurado en Primera. La mayor motivación de los armeros se dejó notar desde el principio, frente a un líder plagado de suplentes y con seis canteranos en el once, incluido el meta Diego, pero aunque el balón y las pocas ocasiones siempre fueron para el anfitrión los nervios y las imprecisiones le impidieron marcar.

El dominio eibarrés se hizo más agobiante con el inicio de la segunda mitad y las llegadas se sucedieron con continuidad, pero sin acierto en la finalización, y ello, unido al paso de los minutos, generó el nerviosismo de las pobladas gradas. Sin embargo, Ipurúa estalló de júbilo cuando en el minuto 71 un buen centro permitió a Goiria penetrar por entre los centrales y concretar un remate seco que superó a Diego y puso por delante a los de Javier Mandiola. De ahí al final el Eibar intentó asegurarse la victoria, pero sobre todo no pasar apuros, y en realidad no lo hizo porque tampoco el Numancia se esmeró demasiado ante la intrascendencia de los puntos en juego, ya con el ascenso en la mano y también garantizado el primer puesto.

Córdoba 1 - 0 Racing de Ferrol

Un partido agónico en el que Córdoba consiguió robarle los tres puntos al Racing de Ferrol, enviando al conjunto ferrolano a los puestos de descenso. Sorprendió el planteamiento conservador del preparador ferrolano, Juan Veiga, al colocar sobre la cancha una zaga de cinco, con Ceballos, Charpenet, Olmo, Jonathan Martín y Zanev, aunque el búlgaro duraría poco en el terreno de juego, ya que tras ser desbordado varias veces por Guzmán, vio la amarilla y el técnico gallego decidió no correr riesgos y mandarlo a vestuarios.

El partido era más alegre y vistoso de lo que se esperaba y el gol no podía tardar en llegar. Justo antes de la media hora de juego, en una falta lateral botada por Guzmán, Asen remató junto a Olmo, que finalmente desviaría el balón para marcar en propio meta. Así se llegó al descanso, con un Córdoba mejor que buscó insistentemente el segundo tanto. Tras el asueto, Veiga decidió arriesgar, para pasar a jugar con cuatro en defensa, al meter a Corredoira por Jonathan Martín. El Racing apretó de lo lindo, pero el Córdoba poco a poco se fue quitando la presión y sobre todo comenzó a tener buenas ocasiones al contragolpe, ante unos gallegos cada vez más volcados arriba.

Poli Ejido 0 - 0 Albacete

El Poli Ejido certificó su descenso con el empate ante el Albacete, que tampoco asegura su permanencia pese a llevarse un punto del Municipal de Santo Domingo. El conjunto almeriense, que creó muy poco peligro durante el choque, cierra así una etapa de siete temporadas consecutivas en la categoría de plata del fútbol nacional.

En la primera parte todo el peligro lo creó el Albacete, que fue de menos a más y que prácticamente protagonizó todos los acercamientos de peligro. El Poli no tiró a puerta durante este período mientras que su rival lo hizo en varias ocasiones, aunque en ninguna puso en dificultades al meta Bello Serans. En la segunda parte, el Albacete se sumó a la falta de profundidad que el Poli tuvo en el primer período y fue el equipo que entrena Fernando Castro Santos el que lo intentó algo más. El encuentro terminó con una expulsión por parte del Poli, después de que Bermejo viera la tarjeta roja por revolverse contra el portero del Albacete, Jonathan.

Las Palmas 0 - 0 Xerez

Las Palmas amplió hasta trece la racha de encuentros invictos en la Segunda división al empatar con justicia y sin goles ante un luchador Xerez que, si bien pisó más el área, su rival amarillo mandó dos tiros a la madera. La primera parte fue de dominio repartido, porque tanto unos como otros disfrutaron de claras ocasiones en el área rival. Los anfitriones abrieron en el minuto 6 las acciones de peligro con un remate fuera de Cristian tras un córner sacado por Nauzet.

En la segunda parte el Xerez llegó con más claridad a la portería amarilla, fruto de su mayor necesidad de puntos para certificar la permanencia. Sin embargo, Nauzet fue uno de los grandes animadores del encuentro con sus remates. Así, en el minuto 56 obligó a Porato a realizar una gran parada y, segundos después, probó fortuna desde fuera del área y el meta jerezano, con una gran estirada, mandó el balón al palo. El Xerez achuchó en la recta final y, de no mediar un Santamaría inmenso, se habría podido llevar los tres puntos. Así, en el minuto 84, Momo envió una volea fuera con todo a su favor; poco después Christian abortó una buena contra conducida por Antoñito; y, en el minuto 94 y con el crono agotado, Santamaría sacó de manera inverosímil un buen remate a bocajarro de Abel Aguilar.

Salamanca 3 - 1 Celta de Vigo

El Salamanca se dio un festín ante el Celta, además de certificar su permanencia, en el último partido de la temporada en el Helmántico, y despidió el año con una goleada que pudo ser aún mayor ya que, además de los tres goles logrados, hubo otros dos que fueron anulados. El Salamanca buscó más la portería contraria que su rival y suyas fueron las mejores aproximaciones, como la que protagonizó Toti en el minuto 17, tras plantarse solo ante Esteban, si bien su disparo se fue ligeramente por encima del larguero.

El Celta tuvo su ocasión para aproximarse en el marcador en el minuto 64, cuando Catalá sacó un balón bajo palos una vez Pagola estaba ya totalmente batido. El encuentro quedó totalmente sentenciado a falta de 15 minutos para el final, cuando Pelegrín remató de cabeza a la salida de un córner y colocó el balón en la escuadra derecha de Esteban. Cuando el partido ya estaba en su recta final, y con el público festejando el partido de su equipo, el Celta acortó distancias con un gol en propia puerta que marcó Pelegrín al tratar de despejar.

Tenerife 2 - 1 Gimnástic

El Tenerife logró ante el Nástic de Tarragona el tranquilizador triunfo que le separaba de garantizar su continuidad en la categoría una temporada más, en un partido entretenido y en el que no faltaron las ocasiones de gol para ambos equipos. La igualdad en el marcador asentó más aún a los tarraconenses, que bajo la dirección de Jandro movió a su rival durante una buena fase de este periodo, aunque sin precisión en los metros finales, destacando únicamente un incursión de Calle truncada por Raúl Navas.

Este mayor dominio no impidió que los tinerfeños llegasen también con peligro al marco de Rubén, de hecho lo pusieron en serios aprietos en varias ocasiones, primero fue Longás el que al filo de la media hora envió el balón al larguero, y después fue Nino el que le batió de nuevo, después de un largo pase de Héctor. Este ímpetu inicial pronto se deshizo, puesto que a partir de estos instantes decayó considerablemente el ritmo en el juego, y ya con la única incertidumbre de conocer el resultado final concluyó un encuentro en el que los locales, no sólo lograron romper una nefasta racha de jornadas sin ganar, sino que, además, quisieron hacerlo de la mejor manera ante su afición.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información