Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Sin Zinedine Zidane, Francia es una más

  • Grupo C: Francia 0-0 Rumanía
Rubén Cañizares - La crónica Rubén Cañizares - La crónica


El primer partido de Francia en un gran torneo sin Zinedine Zidane demostró que la sombra del francés va a ser muy grande en esta selección. Si a esta ausencia le unes la decadencia de Henry, un jugador acabado que además está lesionado, y el tempranero liderazgo de jóvenes estrellas como Ribéry y Benzema el resultado no puede ser otro que un equipo discreto y luchador pero exento de la calidad necesaria para hacer algo grande en esta Eurocopa. Y el primer ejemplo fue un triste empate ante el rival más flojo del grupo, Rumanía, que sacó un punto de oro y que le robó dos a los subcampeones del mundo que, a buen seguro, los echarán mucho de menos en jornadas venideras. Tiempo al tiempo.

Los primeros quince minutos fueron los típicos de la primera aparición en un gran torneo: mucho respeto, poco juego vertical y tímidos acercamientos con algún que otro disparo”¦ de fogueo. Francia y Rumanía, sabedores de la dificultad del grupo, salieron al campo con el freno de mano puesto. Ambos conjuntos movían la pelota de un lado a otro, pero sin arriesgar. Sólo pases en largo. Perder la pelota en campo propio estaba prohibido. Mejor empatar que perder, pensarían.

SUSTITOS DE FRANCIA E INEXISTENCIA DE RUMANÍA

Entonces llegó el minuto 18 de partido. Makelele corta un pase en el centro del campo, levanta la cabeza y suelta un pase de 40 metros con el exterior de su bota a Malouda que le deja sólo frente a Lobont. El guardameta rumano se anticipa y evita el peligro. Era el primer aviso ”˜bleu”™. Pero fue una falsa alarma. La primera parte continuó por los mismos derroteros del principio. Sólo en el minuto 32 Francia volvió a dar señales de vida cuando Ribéry, en una jugada ensayada desde la izquierda, centró al área para que Anelka rematara por encima del larguero. De Rumanía no había noticias. Bueno sí. Que jugaban once de amarillo. O, al menos, eso intentaban. Y que para una vez que chutaban a puerta, lo hicieron en el minuto 42 y en propia puerta en lo que pudo ser el primer gol tonto del campeonato.

Así que lo mejor de la primera parte fue cuando el colegiado español pitó el final de los primeros 45 minutos (y eso que tuvo el valor de añadir uno). Soporíferos e interminables. Con la subcampeona del mundo de por medio. Verlo para creerlo.

ALGO MÁS DE INTENSIDAD EN LA SEGUNDA PARTE

La segunda parte comenzó con otro aire. Francia salió con mayor intensidad y sólo tardo tres minutos en demostrarlo cuando Malouda, en jugada personal por su banda, se fue de su marcador y chutó alto a la derecha de Lobont. Poco después, dos faltas a favor de Rumanía que se pasean por el área gala. El partido se había abierto, por fin. Y eso se notaba en la grada donde ambas aficiones comenzaban a animar a los suyos. La siesta se había terminado.

Y de ello se encargaron de confirmarlo Ribéry y Benzema, cuando el delantero desperdició un buen pase del futbolista del Bayern chutando dentro del área flojo a las manos de Lobont en la mejor ocasión del partido para los franceses hasta ese momento. Era el minuto 57. Seis mas tarde, el delantero del Lyon, de origen argelino, bajó una pelota en la frontal del área, regateó a Tamas pero le pega mordida lejos de la portería. Segundo aviso de Benzema que comenzaba a dejar detalles de su calidad.

Pero mediada la segunda mitad el partido volvió a las andadas. Rumanía se conformaba con el empate con la sustitución de su estrella Mutu como ejemplo evidente y Francia, aunque quería, no podía. Doménech lo intentó cambiando su pareja de ataque por Nasri y Gomis. Pero no era cuestión de atacantes, sino de crear fútbol. Y sin Zidane, Francia es una más. Y este último tramo de la segunda mitad discurrió como comenzó el partido. Con un quiero y no puedo de Francia y un descarado entramado defensivo de Rumanía sabedores que un empate era como una victoria para ellos. Primer empate a cero del torneo y primera gran sorpresa. El grupo de la muerte comenzó de un modo decepcionante.

LA FICHA DEL PARTIDO

Francia: Coupet; Sagnol, Thuram, Gallas, Abidal; Toulalan, Makelele, Ribéry, Malouda; Anelka (Gomis, 71") y Benzema (Nasri, 77").

Rumanía: Lobont; Contra, Tamas, Goian, Rat; Cocis, Radoi (Dica, 92"), Chivu, D. Niculae; Nicolita y Mutu (M. Niculae 78").

Árbitro: Enrique Mejuto González, español. Amonestó por Rumanía a Niculae (26"), Contra (29"). Por Francia a Sagnol (50").

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada del Grupo C de la Eurocopa 2008 disputado en el estadio Letzigrund de Zúrich ante 30.000 espectadores, lleno total. tarde soleada y 24º C a la hora de comienzo del partido. Terreno de juego en magníficas condiciones.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información