Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Suizos y checos no convencen

EFE EFE
La sorpresa y la decepción del grupo A llegaron de la mano en el partido que cerraba el grupo entre Turquía y la República Checa, ya que los checos dilapidaron una ventaja de 2-0 en el marcador para acabar perdiendo el partido por 3-2 y un pase a cuartos de final que tocó casi con las dos manos.

Turquía fue de menos a más. Tras sucumbir ante Portugal el primer día del torneo, su rendimiento creció, aunque el sufrimiento ha ido unido a su trayectoria, ya que un gol en la recta final ante los suizos le llevó a la victoria, y ante los checos tuvieron que protagonizar un remontada antológica y agónica.

Con algunas dosis de fortuna y grandes cantidades de casta, Turquía arrancó de las manos a la República Checa la clasificación, con dos goles de Nihat cuando el equipo otomano se veía fuera del torneo.

Así, el fracaso sin paliativos del grupo lo protagonizó la República Checa. El equipo de Karel Bruckner empezó mal y acabó peor, ya que una pírrica victoria ante Suiza por 1-0 y una mala imagen en la inauguración, dio paso a la derrota ante Portugal y al fiasco en la tercera jornada ante los turcos.

La sonrisa Kuhn

La otra decepción del grupo fue Suiza, ya que aunque fuese la menos potente del grupo, su condición de anfitriona le obligaba a vender más cara la derrota y no decir adiós al torneo a las primeras de cambio, a la conclusión de la segunda jornada.

Al margen de errores propios y poca fortuna en lances puntuales de los partidos ante la República Checa y Turquía, el equipo suizo se vio mermado en su potencial con las lesiones de dos de sus dos jugadores más destacados, Alexander Frei y Marco Streller.

Ha sido una triste despedida para Jakob "Kobi" Kuhn, que se va de la selección helvética tras siete años y deja paso al alemán Ottmar Hitzfeld, si bien en el partido final, ante Portugal, dejó para la historia la primera victoria de Suiza en una Eurocopa.

El que peor parado salió del grupo quizá fue el checo Peter Cech, quien después de ser el mejor de los suyos en muchas fases de los partidos, una pifia de uno de los mejores porteros del mundo permitió a Turquía empatar y hundir a los suyos hasta perder el partido y el pase a cuartos.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información