Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Rusia, a cuartos al ritmo de Arshavin

  • Los rusos fueron mejores y merecieron la victoria
David Jorquera - La crónica David Jorquera - La crónica
Rusia se impuso con comodidad a Suecia, 2-0, y se clasificó para cuartos de final, como segunda del grupo de España, líder. El equipo de Hiddink fue superior en todo momento y con un fútbol rápido y vertical guiado por Arshavin se llevó un merecido triunfo. En cuartos de final les espera Holanda.



Tienen que llegar los partidos con algo en juego para ver algo de fútbol. O mejor dicho, ver a equipos intentar ofrecer lo mejor de sí mismos. Rusos y suecos jugaban para permanecer vivos en el torneo, una final prácticamente, salvo porque a los suecos les valía el empate y porque al final del partido el ganador no tendría trofeo que llevarse a la boca. Pero una final al fin y al cabo para ambos.

Rusia desplegó a lo largo de la primera mitad ese juego que desde territorio moscovita habían vendido como "peligroso" para España en la primera jornada. La aparición en el once inicial de Arshavin fue la golosina que le puso el dulce al equipo de Hiddink. El menudo jugador ruso fue una pesadilla constante para los suecos debido a su movilidad. Por aquí, por allí. Siempre estaba Arshavin metido en el ajo. La sanción de dos partidos que arrastraba y que le impidió jugar los primeros choques del europeo le perjudicaron, pero Hiddink en cuanto que pudo ponerlo en el once lo hizo. Sabio el bueno del entrenador holandés.

Una pareja de miedo

Uno de los que más agradeció la compañía de Arshavin fue el espárrago Pavlychenko. Otro buen jugador. Ojeadores de equipos europeos estuvieron pendientes de sus evoluciones, y no volvió a defraudar. En el minuto 24 de partido recibió un balón dentro del área y cruzó la pelota fuera del alcance del guardameta sueco, Isaksson. 1-0 para los rusos.



De Suecia pocas noticias se tenían. Un remate de Larsson a la remanguillé , golpeó la parte superior del larguero. Fue la opción más peligrosa de los escandinavos en la primera mitad. Sin embargo, Rusia seguía jugando a su antojo. Dominadora. Pavlychenko estuvo a punto de agujerear nuevamente el marcador, pero su disparo en forma de mordisco letal encontró el larguero de la meta rusa como destino. Se salvaban los suecos. Rusia dominaba y Rusia merecía ir con ventaja en el electrónico.

La segunda mitad siguió marcada por el ritmo de Arshavin. Rusia tocaba y tocaba, mientras que Suecia sólo podía correr detrás del balón. Exhibición de toque de balón de los rusos, que acabó traduciéndose en un nuevo tanto. No podía ser de otro jugador, Arshavin. El pequeño jugador ruso se lanzó en plancha con la pierna a ras de hierba para impulsar el balón a la red de la portería sueca. La sensación en el estadio era de que el partido estaba sentenciado.

Y así fue. Rusia, incluso, pudo haber aumentado el marcador en alguno de los contragolpes de los que dispuso en los momentos finales. El ejército ruso de Hiddink estará en los cuartos de final ante la naranja mecánica. Se avecina morbo. Hiddink de sangre holandesa, pero de billetera rusa, ante su patria. Si Rusia juega como hoy, cuidado con ellos.



Ficha técnica:

Suecia: Isaksson, Stoor, Hansson, Mellberg, Nilsson (Allbak min.78), Svensson, Andersson (Kallstrom min.55), Elmander, Ljunberg, Ibrahimovic, Larsson.

Rusia: Akinfeev, Anyukov, Ignashevich, Kolodin, Zhirkov, Semak, Zyrianov, Semshov, Bilyaletdinov (Saenko min. 65), Arshavin, Pavlychenko (Bystrov min. 89).

Árbitro: Frank de Bleeckere. Amonestó a Isaksson, Semak, Elmander, Arshavin y Kolodin.

Goles: 1-0 Pavlychenko (min.24), 2-0 Arshavin (mi.50).

Estadio: Stadion Tívoli NEU.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información