Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Torres: "Ojalá marque el gol de Marcelino"

EFE - Viena EFE - Viena
Fernando Torres afronta con una firme madurez la cita más importante de su carrera y una fecha histórica para España, que aspira a ganar una final continental 44 años después, cuando un gol de Marcelino Martínez condujo a la gloria. "El niño" sueña con imitarlo e inscribir su nombre para siempre en la leyenda española. A su timidez habitual, Fernando ha añadido una sensatez que transmite en cada una de sus respuestas. Cariñoso. Tranquilo a pesar de contar las horas para la gran final y muy seguro de si mismo, el delantero atendió a la Agencia EFE en un afable encuentro.

¿Cómo palpita su corazón horas antes de la final?

La verdad es que nosotros mismos sabemos la importancia que tiene lo que hemos hecho pero, al estar tan aislados y lejos de casa, no nos damos cuenta de lo que se está viviendo en España. Vemos imágenes que nos llaman la atención, como está el país volcado. La gente, amigos que te llaman y te dicen que no puedes imaginar como están, pero hasta que no lleguemos no nos vamos a dar cuenta de lo que ha supuesto para todo el país este campeonato.

¿Está ante el partido más importante de su vida?[/]

Está claro. Para mi este momento después de una temporada muy buena con mi equipo, en la que me quedé en las semifinales de Champions, tenía esa espina clavada de, por lo menos, jugar la final de otro gran campeonato. Me puedo sacar esa espina si ganamos. Si no, me habré quedado a las puertas pero ya tendré las sensaciones que buscan todos los futbolistas, estar en los partidos importantes. Es lo que siempre he pedido y en un año he tenido la suerte de estar cerca de ganar una y ahora más cerca una aún en otra más importante.

Pese al dolor de abandonar su casa, el Atlético de Madrid, el balance de su año sólo podrá ser positivo.

Sabía que era un decisión difícil pero que era por el bien de todos. Personalmente creo que he crecido mucho como jugador, el Liverpool me ha aportado muchas cosas a nivel internacional, me he dado a conocer y me he hecho respetar. Lo noto. Creo que me da una proyección mucho más grande como futbolista y me ha hecho crecer, mejorar, aprender en partidos importantes y ahora afrontar una final de la Eurocopa con la tranquilidad y experiencia que antes no tenía.

¿Soñó alguna vez en protagonizar tantas cosas en tan corto espacio de tiempo?. Hace unos meses parecía imposible llegar a disputar la final de la Eurocopa.

Sí, es difícil, en mi club, el Atlético, siempre pasé temporadas complicadas, no veía la hora en que llegasen títulos y éxitos. Tocó la hora de abandonarlo, buscar otra aventura y en un periodo tan corto como un año me han pasado muchas cosas buenas y de golpe. Quiero disfrutarlas, asimilarlas. Esta temporada sería perfecta, la soñada, consiguiendo el campeonato. Es lo que me falta. Sería una guinda impresionante.

¿Qué daría por marcar el gol de una final que ha soñado?

Daría cualquier cosa. Sabemos el cariño, la admiración que nos tiene ahora toda la afición española, igual que nosotros a ellos. Después de aquel gol de Marcelino, que todo el mundo recuerda, su nombre está en la memoria de todos los españoles muchísimo tiempo porque hizo el gol de la final. Ojalá ahora lo marque yo. Aunque también firmo ganar sin marcar. Queremos pasar a la historia como grupo. Es el secreto de este equipo, por encima de las individualidades, que cada día pudo surgir una, ha estado el bloque.

¿Qué le ha enseñado en su carrera Luis Aragonés?

Creo que Luis ha construido un grupo muy fuerte, unido, en el que cuando falta un jugador el nivel no baja. Es el principal secreto de esta selección. Después de hacer las cosas bien en el Mundial, aunque al final perdimos en octavos, aunque parecía que no servía de nada, de allí sacamos cosas muy positivas. De las derrotas en Irlanda y Suecia también lo hicimos, y el más criticado fue Luis. Vio la respuesta del equipo y nos enseñó el carácter que tiene para salir de las situaciones difíciles. Es lo que te hace ahora también luchar por él, por conseguir el campeonato. Le hemos visto pasarlo mal y queremos que acabe con la selección como se merece.

¿Llega a ser psicólogo además de entrenador?

Sí, es un motivador. A Luis se le coge cariño rápido. Es un hombre de mil anécdotas que lleva toda la vida en el fútbol y te enseña muchas cosas. Se ganó la confianza del vestuario. Es uno más.

Los dos protagonizaron la primera situación tensa de una plácida concentración. Luis le llamó la atención ante los medios y le respondió recordado los códigos que le enseñó.

Siempre hay malentendidos y no hay que darle más vueltas. Son cosas que pasan, que se arreglan en el vestuario y luego no hay ningún problema porque todos queremos lo mismo. La relación entre todos siempre ha sido buena y esas cosas quedan ahí. Creo que no hubo nada serio, ni problemas. Son situaciones que se dan en partidos o entrenamientos, que han trascendido más porque estamos en una Eurocopa, pero todo está solucionado y olvidado.

Ha encontrado en Villa una pareja ideal y será baja en la final, ¿le echará de menos España y en especial Fernando Torres?

Sí porque es un jugador importantísimo para nosotros. Lo ha demostrado. Es un añadido más que tenemos para ganar. Tenemos mucha gente para acordarnos tras la final. Primero nuestro entrenador que lo ha pasado mal, muchos jugadores en especial Villa que no podrá jugar, el doctor Genaro Borrás, a quien queremos dar esa alegría que tanto tiempo buscó. Estamos a un paso de dedicarle el título. Poniéndome en la piel de Villa veo que es un momento muy complicado sentir la impotencia de no poder ayudar y más al nivel que está jugando. Le necesitábamos más que nunca.

Con la timidez que le caracteriza, ¿cómo ha vivido cada encuentro con el Rey o los Príncipes en el vestuario?

(risas) La verdad es que he tenido la suerte de coincidir con ellos en varias ocasiones. Son gente encantadora. Se integran como uno más de nosotros. Se meten en el vestuario, hablan con todos, nos saludan. La verdad es que los Reyes y los Príncipes, te dejan impresionado cuando bajan a verte. Les ves que disfrutan con lo que estamos logrando y te hablan en nombre de todo el país. Te hace darte cuenta de lo importante que es lo que estamos haciendo. Nos transmiten máxima ilusión y apoyo.

Volviendo a lo deportivo, ¿le molesta ser casi siempre el primer cambio de la selección?

Bueno, mientras sea para el bien del equipo, que es lo que busca el entrenador, lo acepto. Todos queremos jugar todos los minutos pero es imposible. Somos 23 y hay que respetar a los compañeros que entran, porque primero se han quedado fuera ellos. Son cosas del fútbol. Lo bueno es que el equipo ha mejorado con los cambios. Somos un grupo por encima de cualquier individualidad.

Ha tenido menos gol que en el Livepool, ¿es culpa del sistema o del estilo de juego de España?

Aquí se me piden otras cosas que en el Liverpool donde tengo que estar mucho más en el área. Con España tengo que caer a las bandas, bajar entre líneas a tocar con los centrocampistas. Es un trabajo distinto. Al estar menos en el área tengo menos oportunidades pero estoy contento con el trabajo que he hecho y me queda un partido que va a ser especial para mi.

¿Qué significó para el grupo superar la barrera de cuartos?

Ha sido el partido clave por ser cuartos, nuestra barrera, ante Italia que nos tenía tomada la medida, era la actual campeona del mundo. Sabíamos que a mucha gente las expectativas se le acababan ahí y lo conseguimos pasar. Desde entonces nos dimos cuenta de que somos capaces de cualquier cosa. Se vio ante Rusia, jugamos con menos tensión, leímos el partido y ganamos con autoridad. Sabíamos que tras ganar a Italia podemos ganar a cualquiera. Pasa lo mismo con Alemania, un equipo acostumbrado a ganar y jugar finales. Tenemos que ser fieles a nuestro estilo.

Una de las claves del éxito es que el grupo es una familia. ¿Han conseguido un clima similar al de la selección de baloncesto?

Sí porque se ha juntado un grupo de gente joven que tiene los mismos gustos, se divierte con lo mismo y se respira un gran ambiente. Ya no hay esos grupos que se forman en vestuarios definidos que hacen que las cosas acaben mal. Aquí todos estamos con todos y es una ventaja. Cuando eres amigo de tu compañero lo das todo por él dentro y fuera del campo. Eso está pasando.

Mensajes, llamadas, abrazos, ¿qué le ha emocionado especialmente en estos momentos?

Lo que me emociona y me llega más son las celebraciones después de los partidos. La fiesta del vestuario que no se puede ver pero estamos entusiasmados. Vemos a los aficionados en el estadio celebrarlo o imágenes de la plaza de Colón y de cualquier parte de España todos unidos. Son las imágenes que todos soñábamos ver. Desde que tengo uso de razón no recuerdo esa felicidad de todo el país. Siempre lo hemos estado buscando. He vivido la decepción de Portugal, la de Alemania y ahora me emociona ver lo que estamos consiguiendo. Sentimos como la gente cree en nosotros.

¿Será este momento un punto de inflexión para la selección?. Hay una selección hecha, renovada, que marca un antes y un después.

Eso se gana en el campo y esta selección lo ha hecho. La continuidad con el entrenador que venga o si sigue Luis, que él decidirá. Si el bloque ha sido capaz de llegar a una final es porque está hecho. Es lo que buscábamos. Un estilo propio, una plantilla competitiva y joven que crezca junta. Merecemos seguir mucho tiempo juntos.

Dice que Luis decidirá su futuro, ¿para Fernando Torres debe seguir si España gana la Eurocopa?

Creo que es una decisión suya, da igual lo que pensemos todos. Le queremos, nos ha demostrado que nos puede llevar a ganar una Eurocopa. Queremos lo mejor para él y sólo es él quien tiene que decidirlo. Aceptaremos su decisión sea cual sea porque sabemos que está preparado para cualquier cosa.

Por su historia, ¿es Alemania el peor rival para una final?

Creo que es el rival más bonito que nos podía tocar para ser campeones de Europa. Una final ante una selección acostumbrada a jugar y ganar finales. La final soñada ante un rival potente que siempre se recordará. Te motiva extra. Si ya jugar una final de una Eurocopa es lo máximo, ante Alemania lo es todo para salir a morder.

¿No hay un favorito claro?. Por experiencia podría ser Alemania pero por fútbol mostrado en la Eurocopa sería España.

Daría como favorita a Alemania por lo que es, por su historia y por lo que está demostrando, pero es cierto que el fútbol que está haciendo España nos da muchas más opciones. Va a ser un partido muy abierto. Ellos son favoritos pero no por mucho, porque hemos demostrado que podemos competir y ganar.

¿Cómo es su final soñada?.

La que acaba con una victoria de España, siendo fiel a nuestro estilo, jugando bien y demostrando al mundo que el buen fútbol muchas veces es sinónimo de éxito. Somos los que mejor fútbol hemos hecho en esta Eurocopa. Si ganamos será un favor al fútbol.

Le deseamos suerte y que se cumpla su deseo de marcar el gol de Marcelino.

Muchas gracias, ojalá se haga realidad.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información