Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Ocho directivos dimiten por vergüenza torera

EFE - Barcelona EFE - Barcelona
La junta directiva del Barcelona ha vivido esta tarde una desbandada con la dimisión de ocho de sus miembros, que se ha producido tras la reunión extraordinaria para analizar los resultados del referendo de la moción de censura que se celebró el domingo, tras la cual el consejo directivo salvó la moción pero perdió la votación con el 60"6 por ciento.



Los dimisionarios son los vicepresidentes Albert Vicens, Ferran Soriano y Marc Ingla, además de los directivos Josep Lluis Vilaseca, Evarist Murtra, Xavier Cambra, Claudia Vives-Fierro y Toni Rovira.

A pesar de la magnitud del hecho, la junta que preside Joan Laporta podrá continuar con su legislatura, ya que para haber provocado que la directiva hubiese dado paso a una junta gestora, hubiese sido necesario que hubiesen dimitido trece miembros.

Ahora mismo, Joan Laporta se encuentra al frente de la directiva del Barcelona junto a nueve miembros más. De esta forma, el presidente del Barça deberá completar su consejo directivo con cuatro integrantes para llegar a los 14 mínimos que exigen los estatutos del club para que la entidad sea gobernable. Los nuevos directivos deberán ser refrendados en la próxima asamblea de compromisarios.




Una desbandada sin precedentes

La dimisión de estos ocho directivos tras la reunión de hoy es la más numerosa que se recuerda en el Barcelona, por el hecho de haberse producido en el mismo día. De hecho la junta de Laporta ya había perdido en los anteriores años a seis directivos, cinco de los cuales Jordi Monés, Josep Maria Bartomeu, Sandro Rosell, Jordi Moix y Xavier Faus lo hicieron al finalizar la temporada 2004-05, mientras que Alejandro Echevarría lo hizo al año siguiente.

Después de llevarse a cabo este nutrida dimisión, en la que había tres vicepresidentes (Vicens, Ingla y Soriano), el vicepresidente primero, Albert Vicens, ha leído un comunicado conjunto, tras el que no ha acepto preguntas de los informadores, en el que ha deseado suerte a sus compañeros.

"Anunciamos que hemos renunciado a nuestros cargos en la junta del Barça. Los motivos que nos han llevado a tomar esta decisión son por discrepar de la manera de actuar a partir de la votación tras los resultados en el referendo", ha leído el veterano directivo, ex miembro de "El Elefante Azul" con Joan Laporta y Albert Perrín, un movimiento opositor que creció al final de la legislatura de Josep Lluís Núñez.

"Buscamos estabilizar el club con nuestras dimisiones"



El vicepresidente Albert Vicens quiso aclarar tras la reunión que "para nosotros el resultado del domingo expresaba un descontento mayoritario a esta junta directiva y debido que la moción no había prosperado aconsejaba a realizar un cambio sustancial e inaplazable. Esta posición no es compartida por el presidente ni el grupo de directivos, que han decidido continuar en el gobierno del club. Nuestra propuesta ofrecía estabilidad y paz social de forma inmediata a corto y medio plazo".

Mientras Vicens leía el comunicado conjunto, sus siete compañeros que le han acompañado en la renuncia, estaban sentados junto a él en la sala de prensa del Camp Nou. Ninguno de ellos tampoco ha querido realizar ninguna declaración y ya poco les queda en el club, ya que deberán recoger sus pertenencias en las oficinas del club.

Finalmente, el vicepresidente primero ha dicho: "Respetamos la decisión del presidente y los compañeros de junta que seguirán a su lado. La respetamos y deseamos que tengan éxito y acierto en su labor. Los socios del FC Barcelona han de estar convencidos que el club está en una situación deportiva, económica y social óptima".

"Pedimos al barcelonismo que por encima de criterios divergentes contribuya a la estabilidad y a la calma para la gobernación del Barcelona", concluyó.

Los ocho directivos, de los cuales se descolgó a última hora Jaume Ferrer, quien apostó por la continuidad de Laporta, se han mantenido inflexibles hasta el final, después de apostar por la dimisión de Laporta y que Vicens tomase las riendas del club hasta el final de la legislatura, en el 2010.

Sin embargo, Laporta propuso una medida intermedia que no ha satisfecho a los dimitidos, como era llegar a la asamblea de compromisario (sin fecha prevista aún) y poner su cargo a disposición de los socios.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información