Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Villalonga da 15 días a Soler para contestar

EFE - Valencia EFE - Valencia
Juan Villalonga, responsable de la gestión y explotación de los recursos del Valencia, anunció hoy que le ha presentado una oferta de 76,7 millones de euros a Juan Soler, máximo accionista del club, para comprar su paquete accionarial y que se debía concretar en los próximos quince días.

Durante una rueda de prensa ofrecida en el palco VIP del estadio de Mestalla, Villalonga, quien calificó la situación del club como la de "un enfermo que está en peligro de muerte", indicó que Soler se ha comprometido a no vender jugadores en dos semanas pero que no le ha dado una "opción de compra por seis días en los términos pactados".



Villalonga aseguró que se siente con "fuerza e ilusión" para revertir la situación de la sociedad, cuya deuda cifró en 780 millones de euros y afirmó que con esta operación "se resuelve el problema del máximo accionista, pero no el del Valencia", por lo que adelantó que si la operación se concreta hará una ampliación de capital de 50 millones de euros.


El ex presidente de Telefónica, quien se definió a sí mismo como "el médico que sabe cómo sacar al enfermo de la UVI", explicó que, la deuda de la entidad, "con los ajustes ya comprometidos por el nuevo estadio", es de 439 millones de euros, que alcanzan los 789 millones si se les suman los 350 millones necesarios para la construcción del nuevo estadio.

Además, aseguró que, hasta el 31 de diciembre, el club ha de desembolsar 150 millones de euros, por lo que calificó la situación de "grave", pues el club se encuentra "en causa de disolución".


Confía en sacar la situación adelante


Villalonga manifestó que es "optimista" respecto a las opciones de que se pueda realizar la transacción y confió en que Soler "cumpla su acuerdo verbal", pero ha concretado que confía en lo que él puede controlar y no los "cambios de actitud" de otras personas.

Avanzó que mañana se reunirá con inversores extranjeros que le "acompañarán" en la inversión para la compra de las acciones para trasladarles a éstos el resultado de una auditoría que él mismo ha encargado para que conozcan la situación de la entidad y así poder concretar la transacción "lo antes posible".

En este sentido, señaló que una de sus "misiones" es que el Valencia "esté siempre en manos valencianas", por lo que explicó que los inversores extranjeros que le acompañarían en la inversión "jamás" tomarán el control de la entidad.

Cuestionado sobre la identidad de los inversores que le acompañarían en la compra de acciones, Villalonga se limitó a decir que "para invertir dinero en una sociedad que está en quiebra, solamente se puede convencer a los amigos, a los que les has ayudado a ganar mucho dinero".

Villalonga aseguró que, en su plan, sabe "cómo obtener 50 millones de nuevos ingresos de manera inmediata y otros 50 a través de financiación externa con un equipo de gestión de primer nivel mundial".

"Con mi proyecto, pasaremos de 95 millones de euros de ingresos a 200 en dieciocho meses. Mi intención es poner al Valencia en la elite europea del fútbol a la altura de clubes como el Manchester United, porque hay un potencial de creación de valor de 350 millones de euros", manifestó.

Previamente, el ex presidente de Telefónica explicó que, antes de plantearle a Soler la compra de sus acciones, desde su puesto como gestor, le planteó al máximo accionista "un pedazo de proyecto" en el que se contemplaba una ampliación de capital "si era necesaria" y un consejo de administración "de lujo".

De ese consejo formarían parte "un ex presidente de la Federación Inglesa de Fútbol y primeras figuras empresariales y del mundo del deporte valenciano", según explicó.

"Los aficionados están con nosotros, con este proyecto, y eso me da más fuerza y yo por los aficionados del valencia voy a luchar y voy a hacer el último 10 ciento del esfuerzo porque merece la pena", aseguró.

Villalonga explicó que, hace cuatro meses, Juan Soler le propuso la compra de su paquete accionarial y, tras varias auditorías, la conclusión fue que el valor de las acciones era "negativo".

"Como las acciones no se podían comprar porque valían cero euros alcanzamos un acuerdo de gestión bueno para el Valencia", afirmó Villalonga, quien aseguró que se comprometió a "multiplicar por dos el valor de las acciones de Soler hasta 150 millones de euros".

"Para mí y mi equipo era un reto, porque nunca me había enfrentado a una situación tan compleja como la de esta sociedad, pero teníamos las soluciones y estábamos orgullosos de poder colocar a Valencia y al Valencia en el lugar en el que merece", aseveró.

No obstante, Villalonga señaló que el "conflicto" con Soler, con quien dijo que se había llegado a "encariñar", llegó cuando éste se negó a la ampliación de capital.

Fue posteriormente cuando Villalonga propuso a Soler la compra de comprar las acciones del accionista de referencia por 76,7 millones de euros pese a que ésta "no era la solución ideal".
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información