Ir a versión clásica Ir a versión móvil

"Del Madrid me gusta Guti"

Luciano Sabatini Luciano Sabatini


Flanqueado por Toni Grande y varios de sus colaboradores, Vicente del Bosque entra en las instalaciones de la Federación de Fútbol en Las Rozas, con el mismo talante bonachón y cercano que siempre le ha caracterizado. En la recepción de la RFEF confiesan: "Es un tipo muy madrugador". Atuendo sencillo, con la camisa desabrochada y la americana bajo el brazo. Su sonrisa decora en conjunto. Vicente quizá nunca soñó con dirigir a la Selección, pero es feliz con ello. Puede que su corazón sea blanco y se lleve para siempre consigo el recuerdo de las dos Copas de Europa con el Madrid, no en vano ha pasado en el club más de 30 años, pero nadie puede dudar de la honradez profesional de este salmantino, que ofrece hoy jueves su primera convocatoria como seleccionador nacional. Llega puntual a la cita; tanto como responsable de las categorías inferiores del Madrid, ataviado con chándal haciendo pruebas a los chavales, o como máximo responsable del fútbol nacional, su cordialidad es la misma, un hombre honesto de los pies a la cabeza.



Llega a una selección campeona, ¿Lo toma como un placer o una responsabilidad excesiva?

En cualquier momento es una responsabilidad grande llevar a la Selección española, pero ahora no se acrecienta por el éxito obtenido, sino que es un privilegio. Por que hay una optimismo generalizado, una unión alrededor de la Selección, cosa que no se daría si no hubiéramos ganado nada.

¿Está el listón muy alto?

Quizá, pero si por ejemplo nos hubieran eliminado en primera fase sería horroroso llegar a la Selección. Tenía claro que iba a venir a la Selección, pero a medida que iba avanzando la Eurocopa muchos me decían que para mí iba a ser peor, pero yo creo que la situación ahora es la mejor para todos, sobre todo para el fútbol español. Hay gente joven que nunca había visto una victoria así de España, incluso gente que no es muy futbolera se ha ilusionado con este éxito.

¿Cuáles eran las mejores virtudes de la Selección de Luis Aragonés?

Yo creo que ha hecho todo bien. Se discrepó poco con la elección de jugadores, hubo un sistema adecuado a los jugadores que había, el estilo ha sido el correcto: Hasta donde yo sé la concentración de la Eurocopa se llevó de manera perfecta. Los jugadores han estado encantados y ha habido una unión en los jugadores vital para conseguir éxitos. Esto es mérito del seleccionador, no cabe duda.

Hay que tener en cuenta que no es fácil crear un ambiente armónico en un grupo de veintitantos chavales en una empresa que no es al uso, donde cada uno viene de una historia diferente; algunos cobran mucho y otros menos, se necesita un cierto liderazgo en lo personal y en el trabajo. A Luis hay que ponerle un sobresaliente.

¿Se siente con responsabilidad de lo que pueda decir la opinión pública a la hora de seleccionar jugadores, teniendo en cuenta su pasado madridista?

Yo tengo un alto sentido de la responsabilidad. Las decisiones que tengo que tomar las haré desde la responsabilidad de lo que crea que es mejor para la Selección nacional, aparte de que pueda mantener más simpatía con uno o con otro. Pero, además, yo no mantengo especial amistad con ninguno de los jugadores que pueda seleccionar, ni siquiera un trato diario. Claro que si me encuentro como el otro día con los jugadores del Villarreal y del Liverpool, estoy con ellos y les saludo como si les conociera de más tiempo, ya que al fin y al cabo estamos en el mismo mundo del fútbol. Pero con los jugadores del Real Madrid, por poner un ejemplo, les he visto muy de vez en cuando. No tendré ningún trato de favor hacia nadie, no es que lo digan mis palabras, sino que los hechos hablarán por mí.

¿No le va a temblar el pulso a la hora de convocar un madridista?

El jugador del Madrid no va a tener ventajas ni desventajas, llevaré a la selección a los que sean los mejores, lo que haría cualquier seleccionador.

¿Puede un seleccionador declararse madridista?

Yo creo que todos tenemos un pasado, y en mi caso he estado 36 años en un club que es el Real Madrid, donde me he criado y he crecido, y no voy a renunciar a ello. Pero no creo que tenga nada de malo, como otros se han criado en el Athletic, en el Barcelona o donde sea. Lo único que hace falta es ser justo en tu actividad profesional, que es lo que me toca ahora.



¿Cuáles son sus mejores recuerdos de su etapa en la Casa Blanca?

Han sido muchos. Primero, mi etapa como meritorio, como jugador de los juveniles fue maravillosa. No teníamos pretensiones económicas y lo único que queríamos era ser futbolistas. No era como ahora, que los chicos ya tienen representantes. Nosotros éramos absolutamente limpios y teníamos una disciplina que nos marcaba el club y fuimos educados en eso. Luego, en mi etapa de profesional disfruté mucho. La más enriquecedora fue quizá la etapa de dedicación a la cantera, de intentar enseñar a los chavales. Y, por último, mi etapa como entrenador pues fue la más popular, salir del anonimato, y fue muy bonito ganar las dos Copas de Europa. Pero fueron cerca de 100 entrenamientos, más de 300 partidos, y eso da para mucho. Tengo mala memoria para las anécdotas, pero desde luego que quedan muchos recuerdos felices.

¿El Madrid trataba de una manera especial a la cantera?

Todos los clubes funcionan parecido, pero desde luego que es innegable que el Madrid es uno de los equipos que más y mejor ha cuidado la cantera en España. Hemos tenido una buena formación, que fue lo que yo he querido seguir siempre como entrenador y educador. Pero he de decir que conozco jugadores del Barcelona, del Sporting, del Athletic y sé que han trabajado bien con los chicos jóvenes.

Pero cuando llega un jugador joven al Madrid, como Drenthe ¿Debe acostumbrarse a dónde está?

Los clubes han cambiado mucho, incluido el Madrid. Se ha pasado de clubes familiares a ser sedes para jugadores como Beckham, que casi son una empresa dentro de un club. Lo que hace falta es que el jugador no pierda la esencia de lo que es, un futbolista.



¿Algún mal recuerdo del Madrid?

No, además si lo tuviera no significaría nada al lado de todos los momentos emotivos.

¿Volvería a ser técnico del Madrid?

Nunca se puede decir lo que va a pasar, pero ya he dicho en varias ocasiones que es casi imposible una vuelta atrás.

¿Saludaría a Florentino si se lo cruza?

Pues no lo sé, hasta ahora no me ha pasado, pero supongo que sí.

¿Por qué ocupó una posición de perfil bajo durante tanto tiempo en las categorías inferiores del Madrid?

Tuve ocasión de subir al fútbol profesional llevando las categorías inferiores del Madrid y la desestimé. Me sentía a gusto, realizado, y nunca me planteé una salida a primera línea de fuego. Llegó sin que pretendiera que el entrenador que estaba en el primer equipo fallara, pero se dio así. No quería ni notoriedad ni dinero, soy un hombre sin desmesuradas ambiciones, muy austero en muchas de los aspectos de mi vida y no tenía perspectivas de dedicarme al mundo profesional.

¿Cuál es hoy por hoy el jugador del Madrid que más le gusta?

El Madrid tiene jugadores muy buenos, y casi todos tienen algo. En el centro del campo, me gusta Guti.



¿Y qué opina de Guti?

Se dice que ha sido el eterno suplente y la verdad es que las cifras dan al traste con esa teoría. Lleva 14 años y un montón de partidos jugados, todos los entrenadores que hemos pasado por el Madrid le hemos acabado poniendo. Lo que para es que ha tenido una gran competencia en su posición de media punta.

¿Irá a la Selección?

Podría ser, lo veremos, pero desde luego es un gran jugador. Además es un chaval noble y de buenos sentimientos, pero hay que contar que en su posición España tiene a grandes futbolistas.

¿Le gustan los jugadores que se mueven en el medio centro, posición que ocupó usted?

Sí, la verdad es que sí. Hay jugadores en el Madrid que han marcado una etapa desde esa posición, como Fernando Redondo, que fue el líder de ese equipo. Luego hubo otros como Makelele, que a pesar de sus limitaciones técnicas, aportó muchísimo al club para que otros lucieran sus cualidades. Ahora está Diarra, que aunque no es reconocido por la prensa y la gente, los entrenadores acaban poniéndolo por algo.

¿Cómo era Redondo en ese Madrid que usted entrenaba?

Fernando tenía una gran personalidad, atraía a los jugadores a su alrededor, una mirada suya o un gesto influía en el resto. Lo daba todo y tenía un gran sentido de equipo. Aunque él saliera perjudicado, prefería el bien del equipo. Fue el líder en ese Madrid. Además de un gran jugador era una persona, muy recta y cabal. El año que estuvimos con él fue intachable, de los jugadores que más nos ayudó al cuerpo técnico. A veces pienso que le hubiera venido bien formar pareja con Makelele. Hubiera sido un tándem perfecto, porque a él le hubiera permitido tener más libertad y llegar al borde del área. Cuando jugaba como medio centro único tenía más obligaciones defensivas que le impedían llegar más vences adelante. Pero con Zidane y con Figo, Redondo hubiera disfrutado muchísimo. Yo no quería que se fuera del Madrid, pero no es ningún secreto que Florentino no le tenía mucho aprecio.



¿Qué pasa entonces en un club para que se venda a un jugador clave para el entrenador?

Quizá Florentino pensó que ya se había cumplido una etapa y consideró que era el momento adecuado para un traspaso. También pasó lo mismo con Seedorf. El presidente en los clubes tiene que pensar también en el aspecto económico, y eso es lo que pasó.

¿Diarra o Gago?

Son complementarios. Diarra es más fuerte, va bien de cabeza; Gago es un jugador al que le gusta mucho distribuir el juego, ser el eje del equipo y apoyar la jugada, tácticamente son buenos los dos y pueden jugar juntos.

¿Raúl ha bajado tanto su nivel futbolístico como para no estar en la Selección?

Para mí no es un asunto cómodo hablar del pasado, porque yo no estaba aquí. Si Aragonés decidió que Raúl no tenía que venir es por que debería ser así. Ningún seleccionador va a querer perjudicar a su equipo. Creo que hay que tomarlo con normalidad, aunque es verdad que estamos hablando de un jugador singular. Por lo que significa alguien que ha sido más de 100 veces internacional, que quiere mucho la camiseta y a España y que se ha pronunciado muchas veces a favor de la Selección. Pero creo que es un tema que hay que tratar con respeto, no se puede demonizar a Luis Aragonés por no llevarle; ni a Raúl, porque sin él se haya ganado un título.

¿Con Del Bosque dejará de venir un jugador por desavenencias personales?

No, en absoluto. Yo nunca he dejado de convocar a nadie porque me caiga mejor ni peor. En cuatro años en el Madrid ni siquiera tuvimos que poner ni una multa. Mi relación con los jugadores es de respeto y cordialidad.



¿Ve a Raúl diferente al que entrenó?

Ha tenido unos años malos y ahora está volviendo a recuperar el nivel, a la par del Real Madrid. Porque él es un jugador de club principalmente, que depende mucho del funcionamiento del equipo. Lleva dos años muy buenos marcando goles, lo que indica que está en buena forma.

¿El mejor jugador al que ha entrenado?

Roberto Carlos ha sido un lateral izquierdo irrepetible, Hierro era un central enorme, pero también Figo, Raúl. He entrenado a jugadores tremendos.

¿Ahora se va a pedir a la Selección española hacer algo grande en el Mundial?

Primero hay que clasificarse y que la Selección siga comprometida con lo que tiene por delante, y que el público se sienta representada por los jugadores que hay en el campo, contenta con la Selección. Eso vendrá con los éxitos, pero la actitud de los jugadores será muy importante de cara a lo que hagamos en el futuro.

¿Qué hará Del Bosque para que el público se sienta contento con España?

Intentaré escoger a los mejores, el mejor sistema; tratar de desarrollar mi actividad de la forma que creo. Pero eso sí, sin separarme mucho de lo que ha llevado a la Selección a ganar un título.



¿Se parecerá mucho su sistema al de Aragonés?

Los jugadores marcan el sistema, por lo tanto pocas diferencias pueden haber.

¿Podemos ir al Mundial con una cierta vitola de favoritos?

Yo creo que el futbolista debe ser prudente, aunque en su foro interno diga ”œtenemos capacidad para ganarlo todo”. El mayor problema que podemos tener es creernos superiores y equivocarnos.

¿Se encara diferente un Mundial a una Eurocopa?

Tiene una mayor trascendencia. Desde luego que España puede estar al nivel de cualquier selección, pero la entrada de equipos como el de Argentina o Brasil, que son los padres del fútbol sudamericano, lo hace muy diferente. Además, en Sudáfrica podrían estar otras como Inglaterra, con Fabio Capello, que será un candidato al título.

¿Qué virtudes va a intentar aportar a la Selección Vicente del Bosque?

Lo que sí tengo claro es que no debemos alejarnos mucho de lo que se ha venido haciendo con España hasta el momento, tanto en nombres como a la forma de juego. Además, los jugadores lo piden. Creo que el entrenador se debe adaptar a lo que tiene, y España ahora mismo tiene jugadores de corte de buen gusto por la pelota.

¿Es de la idea de que cuando algo funciona es mejor no cambiarlo?

Lo ideal es que potenciemos lo que se ha hecho hasta ahora, pero que el espíritu y la motivación no disminuyan. Yo no sé lo que hacía Luis Aragonés, y además cada uno tenemos nuestra forma de orientar a los jugadores y entrenarlos, así como de enfocar los partidos. Evidentemente, soy diferente a Luis.

¿Si introduce cambios, tiene en la cabeza hacerlo de una manera progresiva o cuanto antes cuente con el grupo que quiere, mejor?

Habrá un núcleo de jugadores fijos como ha habido hasta ahora, pero también habrá una cuota de jugadores que estén en un buen momento y vengan para aprovechar su estado de forma. No voy a llevar siempre a los mismos 23. Aunque también, podría haber jugadores (como fue el caso de Albelda) que quizá puedan venir aunque no jueguen todos los minutos deseados en sus clubes, si es uno de esos fijos que tienen nuestra confianza.



¿Cómo será la primera convocatoria?

En esta lista tengo claro que habrá alguna variación con respecto al equipo de la Eurocopa, pero serán pequeños detalles. Pero seguramente el propio Luis Aragonés, si estuviera aquí, no citaría ahora a los mismos 23 que llamó para el Europeo.

¿Los jugadores que llame en este partido ante Dinamarca serán indicativo de lo que quiere Del Bosque en la Selección?

Absolutamente sí, pero tampoco va a haber una ruptura con el pasado, por que no hay motivos para ello.

¿Entonces, el aficionado que quiera ver algún jugador en la Selección y no esté en la primera convocatoria, puede que esté más tarde?

Si me quisiera hacer el listo lo podría hacer, pero voy a ser honesto. Vamos a hacer los cambios que creemos que el equipo necesita.


Un deseo para el futuro”¦


En lo profesional, quiero que la gente se sienta identificada con el seleccionador y con el equipo, y que cumplamos con los objetivos deportivos: clasificación para el Mundial y un buen papel allí. En lo personal, no pido demasiado, sólo salud y estar con mi familia.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información