Ir a versión clásica Ir a versión móvil

En un Madrid sin grandes fichajes la diferencia la tendrá que poner Benítez

  • "La apuesta del Real Madrid no va a cambiar mucho de una temporada para otra, porque la gran diferencia va a estar en el banquillo"
Jaime de Carlos - La Opinión
Jaime de Carlos - La Opinión Jaime de Carlos - La Opinión

En los últimos años el madridismo se ha malacostumbrado en material de fichajes. Durante la década que Florentino ha estado al frente del club - a lo largo de dos etapas - el presidente siempre ha intentado acaparar cierto protagonismo en las fechas estivales. Así, durante su primera época prácticamente no hubo verano que no tuviera su galáctico, mientras que en la actual los meses de calor también han llevado aparejadas nuevas caras con las que ilusionar a la afición. Sin embargo, en esta ocasión existe la sensación de que el 'grifo' está totalmente cerrado, más por falta de necesidad que por deseo de ahorrar en la parcela económica.

Todavía queda más de un mes para el cierre del mercado de fichajes. Pero o mucho cambian las cosas o sólo De Gea tiene visos de ser el gran 'nombre' del verano para el madridismo. Ni siquiera Danilo – con precio de 'crack' merced a los 32 millones de euros que ha costado – ha tenido el impacto mediático de otros fichajes, en gran medida porque su llegada al club se hizo oficial el pasado mes de abril. Por primera vez parece que el Real Madrid de Florentino va a tener un verano 'descafeinado' y la verdad es que tampoco hay muchos motivos para inquietarse en exceso por ello.

Cada vez resulta más evidente que la directiva merengue vivió la temporada pasada una tremenda frustración. La percepción que hubo es que el Real Madrid se quedó en blanco a pesar de tener la mejor plantilla de Europa. Por eso ahora los retoques están siendo mínimos: Casemiro por Khedira, Danilo para reforzar el lateral derecho, Casilla y quizá De Gea para reforzar la portería, Lucas Vázquez para la banda diestra… Interesantes fichajes todos ellos, pero ninguno con la 'vitola' de estrella mundial ni de futbolista que decide partidos. Y todo porque este tipo de jugadores ya está en la plantilla con Cristiano, Bale, James o Benzema.

La lectura es evidente: si este año no se van a hacer grandes cambios en el plantel es porque existe la creencia de que el problema del curso pasado no estuvo en la confección de la plantilla, sino en la gestión de la misma. Podrá ser una lectura acertada o equivocada, pero es muy evidente que para la directiva merengue Ancelotti fue el gran responsable de lo ocurrido. Y bajo ese prisma le tocó hacer las maletas para que llegara Rafa Benítez. Así que la apuesta no va a cambiar mucho de una temporada para otra, porque la gran diferencia va a estar en el banquillo. El madrileño tendrá que apañarse para conseguir los objetivos marcados con prácticamente los mismos que tuvo el italiano, luego las comparaciones entre unos y otros van a ser bastante fáciles de hacer.

Rafa Benítez durante el partido ante el Inter de Milán

Bajo esta perspectiva lo que busca el club con este entrenador es que sea capaz de rotar lo suficientemente a los jugadores y les haga realizar un esfuerzo defensivo que no se vio a menudo con Ancelotti. Trabajo e implicación de todos, en definitiva. No siempre jugar bien asegura resultados y esa es una idea que Benítez tiene muy interiorizada, porque al igual que Mourinho, es de esos entrenadores que priorizan respecto al juego la idea de marcar un gol más que el rival. Con él Florentino y José Ángel Sánchez pretenden darle un impulso competitivo al equipo que se despeñó en mayo mostrando una preocupante falta de carácter y una evidente indolencia.

Pero que luego tenga éxito o no ya será cuestión de una gran combinación de factores. Entre ellos los que tienen relación con las lesiones, porque otro percance similar al que sufrió Modric en noviembre pasado podría ser potencialmente devastador. No cabe duda que este Real Madrid tiene una extraordinaria plantilla, pero la duda es si Benítez será capaz de exprimir al máximo a hombres como Illarramendi, Casemiro, Coentrao o Jesé. De Cristiano, James, Benzema o Bale casi nadie duda porque a la hora de la verdad estarán ahí, si bien la última temporada ha quedado claro que solos no se bastan.

Y es que si quiere títulos este Madrid va a necesitar darle protagonista sus segundos 'espadas' y eso será tarea del 'míster'. Algo realmente difícil que ya le costó el puesto al entrenador campeón de la 'Décima' y que debe ser la diferencia que separe al club del éxito o del fracaso. Porque, haciendo un símil con los programas de cocina que ahora están tan de moda, el Madrid de Rafa va a tener los mismos ingredientes que el de 'Carletto', pero lo que se espera es que la presentación del 'plato' sea otra muy diferente. Y eso, como no podía ser de otra manera, va a ser plena responsabilidad del 'chef'.

 

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Puede seguir a Jaime de Carlos en Twitter: @wordsentinel

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información