Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Talonario Benzema

José David López José David López

Los madridistas del mundo, extendidos por cada rincón planetario, valoran estos días las llegadas de los nuevos fichajes invernales. Huntelaar asegura goles, Lass y Parejo impondrán nuevos valores al mediocampo blanco y el extremo (llámese Young, Krasic, Arshavin o Di María), traerá nuevas alternativas a un ataque demasiado debilitado como para aspirar a la ‘décima’. Muchos ceros, traspasos exageradamente hinchados por la prensa y la imperiosa necesidad, obliga a estos ‘excesos’ navideños que, al menos pensando a corto plazo, podían ahorrarse.

Nadie puede ignorar a estas alturas que al Real Madrid siempre se le atraca cuando pregunta por un jugador. Si aquél chaval que despunta en Inglaterra le intenta contactar Pedja, su coste sube 10 millones. El serbio que podría ser más accesible se convierte en ‘oro’ tras la llamada del montenegrino y su crédito se traduce en varios ceros ‘extras’ en la nómina final.

Estas obligaciones, que desde luego podrían haberse evitado en el mercado invernal (más allá de que las lesiones de Diarra, Van Nistelrooy o De la Red), evitaron mejores resultados deportivos hasta la fecha pero, desde luego, lastrarán el futuro económico de la entidad.

El primer problema aparecerá con el fin de campaña. El Real Madrid se encontrará de repente con todos sus jugadores recuperados y a disposición de Juande (o quien dios quiera que venga), pero también lo estarán Huntelaar, Lass, Parejo y todos los que ahora lleguen para cubrir necesidades puntuales y mal estructuradas. Todo ello provocará un exceso de fichas, un nuevo verano lleno de ‘listas negras’ y cesiones de última hora para paliar costes sea como sea.

Sin embargo, yo quiero ir más allá y creo que serán los madridistas quienes más pagarán por esta imperiosa necesidad de acudir al mercado navideño. Y es que, con todos los respetos, el único nombre que ilusiona a la hinchada ahora mismo es un tal Karin Benzema.

Ese que golea en Lyon, el mismo que se identifica como madridista desde su infancia, aquél que venera todo lo que proceda de Chamartín y, en definitiva, el mejor delantero centro de Europa en la actualidad. Con el camino despejado y el presidente Aulas deseando hincar el diente a la banca madrileña…¿No sería mejor ir creando ya un talonario Benzema?
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información