Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El rincón de Serrano

Iñaki Cano Iñaki Cano

No es un restaurante. Tampoco una tienda de moda cara. Ni tan siquiera un bar de tapas de la calle más cara de Europa. ‘El rincón de Serrano’ es una mesa y detrás de ella está sentado un profesional arrinconado. Al final del último pasillo. Donde ya no hay nadie, ahí está el último. Dicen que después del último no entra nadie en la meta. Mentira. Después del último está José Luis López Serrano. A Serrano arrinconado por directores, subdirectores y presidente no le hubieran colado el artículo de marras. En otros tiempos donde las cosas también se hacían mal, pero no rematadamente mal, se reunían y se releían los “pros” y los “contra” de los fichajes, renovaciones y otros menesteres. Lo estudiaban y entre unos y otros lo solucionaban. Ahora no. Ahora, para deshacer el entuerto, dicen a bombo y platillo que ya lo sabían.

Si los que mal-mandan en el actual Real Madrid le hubieran preguntado a José Luis López Serrano, esto no hubiera ocurrido. Eso se lo aseguro yo. En el Madrid no se enteran de nada desde que arrinconaron a este fenómeno. Al desconocimiento se une el mal entendido orgullo. Por eso pasan de preguntar al que más sabe de UEFA, de FIFA y de relaciones internacionales. Desconozco quién es el culpable del desaguisado, pero si no fueran tan altaneros, insisto que esto no habría pasado. Solo tenían que acercarse por ‘el rincón de Serrano’ y preguntar. Probablemente él tampoco lo sabría, pero lo hubiera sabido. Serrano se hubiera preocupado por el artículo de marras. Serrano se hubiera leído de nuevo el reglamento de la competición y habría avisado. Éste ridículo se ha podido evitar si en el Real Madrid siguieran trabajando algunos profesionales de toda la vida.

Hoy es la Champions, mañana las lesiones y pasado el césped del Bernabéu. Cada mañana amanece en la calle Concha Espina nublado y chubascos de los gordos amenazando el cielo blanco. No hay meteorólogo que pueda pronosticar el tiempo que hará mañana sobre el club del Bernabéu. Un club que sinceramente ha entrado en una tormenta blanca difícil de atravesar con vida. Los ‘salvadores’ del club ya se han puesto en marcha para el acoso y derribo de los actuales dirigentes. No me extraña después del último ‘artículo’ que han escrito Calderón y los suyos. Durante años Serrano viajaba a Suiza con jamón y buen vino y se sentaba con los ‘uefos’; entre loncha y trago de Ribera del Duero, aderezado por una tremenda amabilidad, se ganaba su cariño y respeto. Tras la última ‘cagada blanca’, le han llamado desde más allá de los Pirineos para preguntar cómo se le había escapado una cosa así, y para advertirle que sus jefes no insistan en llamar a Platini para cambiar el espíritu del artículo. Desde la sede de la UEFA se preguntan cómo han podido en el Real Madrid tirar por tierra el trabajo de tantos años de cuidada gestión. Dicen desde allí que por muchas fotos que se haga con el mandamás francés del fútbol europeo, Calderón no conseguirá salvar la nave del ridículo.

En resumen. Los mandatarios blancos podrían de vez en cuando darse una vuelta por ‘el rincón de Serrano’ y allí ver, oír y preguntar, sólo preguntar por cómo se hacen las cosas a nivel internacional. Si lo hacen, no cometerán errores tan graves. No tendrán que buscar un culpable inocente para colocarle el muerto, como quieren hacer ahora con Javier Calderón. Un muerto que no maquillaría a estas alturas ni la funeraria de Madrid. Hablando de cadáveres. Otro día les cuento lo de Javier Lozano, ahora Director de la Cantera y hace tres semanas Director de Relaciones Internacionales. ¿Por qué el cambio? Pues porque en ‘el rincón de Serrano’ se negaron a enseñar al alumno aventajado del fútbol sala los secretos de las relaciones internacionales. La solución la encontraron colocándole en Valdebebas, ya que en las relaciones del primer equipo con el club picó el anzuelo trampa, que le pusieron los jugadores.

Por cierto, por si tienen dudas ‘el rincón de Serrano’ está después del último de los últimos en los pasillos del Bernabéu, arrinconado, por reclamar unos derechos firmados por D. Santiago Bernabéu agradeciendo a todos aquellos empleados con más de veinte años de servicio al Real Madrid con una pensión vitalicia. Los que ahora mandan quieren liquidar a Serrano con 50.000 Euros netos.

En éste Real Madrid actual no sirve ya ni la firma de Don Santiago Bernabéu. Increíble pero cierto.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información