Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Sólo hay un Cristiano

  • Cada nombre que suena para el extremo blanco se cae ante la alargada sombra del portugués
Cada nombre que suena para el extremo blanco se cae ante la alargada sombra del portugués
José David López José David López

El mercado invernal es ya una realidad. Los equipos llegan más limitados que nunca respecto a los últimos años y sólo el Real Madrid parece dispuesto a ser el gran animador navideño. Hasta ahora, los blancos han sido los más activos con los fichajes de Huntelaar y Lassana, pero la lista no parece terminar allí. El deseo y la necesidad de completar el cupo con la llegada de un extremo que amplíe el abanico ofensivo de Juande Ramos, puede poner la guinda. Aunque esta parece estar pudriéndose con el paso del tiempo.

La búsqueda de un hombre de banda es un tema que viene de largo ya que antes incluso de acelerar la llegada de los dos refuerzos invernales (debido a las bajas de larga duración de Van Nistelrooy y Diarra), se hablaba de la inminente llegada de un jugador para esa demarcación en particular.

Sin embargo, el alto precio de Young, la poca viabilidad de Krasic, las altas pretensiones de Pennant o el dubitativo pasado de Valencia, han dejado ese fichaje en un ‘off’ peligroso que puede incluso quedarse definitivamente sin cerrar. Más allá de los numerosos impedimentos encontrados en el camino, las bases de todas esas dudas radican en el nombre y rentabilidad que puedan dar al equipo cada uno de esos jugadores.

El listón para un jugador de banda, desequilibrante, potente, habilidoso y con gol, está demasiado alto para todo extremo del mundo cuando meses atrás todos veían en esas ‘guisas’ a Cristiano Ronaldo. El luso mezcla todas esas premisas y muchas más, con lo que resulta imposible que cualquiera que se asome como futurible, salga dolorosamente maltratado en la comparación. Cristiano fue objetivo número uno, muchos fijaron su contratación a la idea de un nuevo Madrid que girara en torno a su figura y su llegada, más allá de trastocar negativamente todos los planes veraniegos (con la salida de Robinho y la mala planificación de la plantilla actual), sigue lastrando cada paso al frente.

Cada presentación de un nuevo jugador sirve como excusa para que se recuerde al presidente que Cristiano sigue en Old Trafford (y sin buenas perspectivas de que eso cambie), con lo que resulta imposible colocar a un supuesto sustituto con la plausibilidad de la masa merengue. Y es que Cristiano sólo hay uno y todo lo demás sabe a fracaso, a segundas opciones y a malos resultados.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información