Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Hay que parecerlo

Iñaki Cano Iñaki Cano

Vaya por delante que me es totalmente indiferente quien mande en el Real Madrid. Me importa un pimiento si al equipo blanco lo dirige Florentino, Lorenzo ó Ramón. Me la trae al pairo. Me la 'refanfinfla' quien rodee el sillón presidencial del mejor club del siglo XX. Es más, por mí como si se perpetúa en la presidencia el Sr. Calderón. Lo único que me molesta es que son muchas y muy seguidas las meteduras de pata que están cometiendo los que rigen los destinos del Real Madrid. La última según las denuncias del diario MARCA, la asamblea y los infiltrados.

Dudo y mucho que Ramón Calderón haya participado en ésta trampa. No creo que el actual presidente del Real Madrid sea tan incauto y prepare de tal forma una asamblea. Yo creo que Calderón no es tan canalla como nos lo presentan. No me imagino a Calderón reuniéndose con sus directivos para decidir quienes son los que deben entrar por la puerta trasera y votar a favor de sus argumentos para sacar adelante la asamblea.

Es verdad que estar donde él está es pasearse por el filo de la legalidad a veces hasta sin pretenderlo, pero puede que se la hayan colado. Quizá, es verdad, yo sea el más inocente y efectivamente Ramón Calderón desde que se levanta hasta que se acuesta, es un pájaro de cuidado. Yo hasta el día de hoy sigo pensando que son muchos los cañones que apuntan y disparan al presidente. Son demasiados los intereses que rodean el sillón presidencial del Real Madrid y es verdad que quizá Ramón Calderón sea el más'pobre' de todos los que han presidido el club blanco.

Nadie puede negar que los negocios afloran en el palco blanco o en los viajes con el Real Madrid por el mundo. No conozco a ningún presidente del Real Madrid, o de cualquier otro club, que no haya sacado tajada durante su mandato. Unos más legales que otros o si lo prefieren más ocultos, pero todos y en cualquier parte del mundo han abierto puertas que de no ser presidentes siempre hubieran permanecido cerradas. Si todo lo que señalo es verdad es por eso por lo que nadie dimite, por lo que los presidentes, Calderón incluido, les cueste un mundo abandonar la presidencia del Real Madrid.

Dejando en duda y en stand by, la 'canallesca' historia de Ramón Calderón en la presidencia del Real Madrid, lo que si es necesario es una limpieza. Una limpieza de imagen y de credibilidad. Un aseo completo de todo lo que rodea el mandato de Calderón. Un presidente del Real Madrid, sobre todo del Real Madrid, debe ser como la mujer del César y además parecerlo.

Calderón quizá sea muy decente pero no lo parece y no le dejan que lo demuestre o sí, pero no puede. La solución la tiene él y sólo él. Si tan seguro está de su inocencia y de que le están bombardeando desde muchos lugares, lo que tiene que hacer es convocar elecciones y si le merece la pena presentarse. Sinceramente no es normal que el Estadio Santiago Bernabéu siga callado un día tras otro, después de una denuncia y otra más sobre los movimientos de ésta directiva. Si de verdad los que ahora mandan quieren al Real Madrid, no pueden ni deben aguantar ni un día más ésta situación. Una salvedad: quizá les importe un pimiento el equipo blanco y sólo estén lucrándose sin darse cuenta. Al decir lucrándose no me refiero exclusivamente con dinero, puede que te inviten a un café por dos entraditas de nada.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información