Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¿En julio? Elecciones ya

Iñaki Cano Iñaki Cano

Es la crónica de una muerte anunciada. Desde las elecciones hasta la tarde del viernes si Calderón no se 'moría' saltaba a la vista que lo iban a 'matar'. No enganchó nunca con la afición. Sus promesas, por unas causas u otras, no se cumplieron. Siempre desde que llegó al sillón estuvo de juzgado en juzgado. Unas veces denunciaba y otras le denunciaban. El voto por correo le trajo buenas y malas nuevas. Las malas, que había hecho trampa, menos que otros. Las buenas, que se anulaba y ganaba.

Ramón Calderón no pudo con la presión ni con las denuncias de Marca y, después de todo lo acontecido en el Real Madrid en ésta semana no se sabe (al menos yo), si es mejor que se haya ido Calderón o que el Sr. Boluda haya llegado. Juraba Calderón por su honor y por el de sus directivos que no sabían nada de nada. "Pío, pío que yo no he sido".

Ahora al frente de la nave blanca estará, por lo menos hasta el verano, Vicente Boluda al que no conozco personalmente. Bueno, sí pero no. El Sr. Boluda, vicepresidente con Calderón, se queda como si nada en el Real Madrid junto a los guardaespaldas de Calderón. Él y los compañeros que respaldaron a Ramón el día de autos asintiendo con su silencio el desconocimiento de las trampas de la asamblea, resulta que ahora son inocentes y, además, poco amigos del Jefe. ¿Qué tendrá el palco, qué tendrá? 

No comprendo como unos señores que llegaron al Real Madrid, al igual que Calderón, rodeados de dudas electorales continúen al frente del mejor club del mundo. Tampoco puedo explicarme como unos señores aguantaron a pie firme lo que aguantaron, y ahora, además, siguen en su puesto  como si los únicos culpables fueran Nanín, Bárcena y Calderón. ¿Ninguna sabía absolutamente nada?

Si me creo los juramentos de Calderón, me tendré que creer también los suyos. Lo que yo ya he demostrado y por eso hablo, es que no dejo tirado a un amigo. No recuerdo haber traicionado y me he marchado de algunos lugares con las manos vacías por no estar de acuerdo con la pieza que me querían hacer bailar. Por eso no me explico como gente tan adinerada, culta, preparada y sin necesidades aparentes, se hagan los remolones y aún estén por la calle de Concha Espina. ¿Elecciones en julio? ¿Por qué no dentro de dos meses? 

El Sr. Boluda y su grupo de inocentes dicen que hay que cerrar las cuentas del año. Cuentos Chinos. Lo lógico es que se convoquen ya. En julio volveremos a estar de vacaciones, regresarán las sospechas sobres los votos por correo y estaremos de nuevo como hace dos años. No soy quien para aconsejar y menos a tan importantes personas, pero si de verdad quieren tanto al Real Madrid no pierdan más tiempo y regálenselo a los que vayan a venir.

En julio todo estará ya atado y bien atado. No habrá margen de maniobra para el ganador. En julio todos estarán fichados y sólo quedaremos los parados. El mes de julio es para pasear en bicicleta, bañarse y jugar al golf no para hacer el mejor equipo. No es el mes de julio el idóneo para planificar 4 años de gestión. No es ese el mejor mes para fichar al entrenador ideal ni a las brillantes estrellas que quieran jugar en el Real Madrid y, por supuesto, tampoco es el mes más aconsejable para dejar a la familia en la playa y venirse a votar al futuro presidente del Real Madrid.

Señor Boluda y 'guardaespaldas inocentes', háganle un penúltimo favor al club de sus amores: ya que se quedan para buscar la paz social del Real Madrid por lo que resta de temporada, quédense lo menos posible y tanta gloria lleven como paz dejen. Pero, por favor, háganlo ya y no permitan que su 'amigo' Calderón parezca el único tramposo (si es que lo es, que lo dudo) de ésta partida de despropósitos.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información