Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¿Es Boluda un okupa?

Alejandro Alcázar Gómez Alejandro Alcázar Gómez

Vicente Boluda me parece un tipo serio. Exteriormente, claro. Me consta que su gran preocupación es cerrar las cuentas o la ronda a la que ha invitado le va a salir muy cara. Tengo curiosidad por ver cómo se van a definir los socios compromisarios ante la asamblea que ha anunciado va a repetir: si le miden como prolongación de Ramón Calderón o le crean una etiqueta propia.

Parece que no ha empezado bien con eso de señalar a dedo a tres medios a los que hacer declaraciones. No mide que el resto se va a sentir agraviado y que, quiera que no, esos medios acabarán afilando los vértices para despellejarlo vivo cuando haga declaraciones.

Por ejemplo. El madridismo al unísono quiere elecciones ya, o sea para ayer. Boluda anda empeñado en hacerlas “en la última semana de junio o la primera de julio”. Una elección que responde a las necesidades de cerrar esas brecha abierta por la asamblea que se tiene que repetir. Si el madridismo pide elecciones ya y hay, por ejemplo, 547 medios de comunicación de todo tipo en este país, está claro que 544 van a hacerse eco de lo que quiere la masa social blanca y, de paso, atirzarle por su elección exclusivista para hacer declaraciones. Es más, incluso puede salpicar ese saco de palos a esos tres medios.

Prometedora es la afirmación de que ni él ni nadie de su Junta se van a presentar a las próximas elecciones. Prometedora y arriesgada afirmación. Imagino que Boluda no es dueño del resto de voluntades de compañeros de viaje que, en su libertad de elección, podrían decidir lo contrario. Puede ser otro piscinazo por utilizar términos absolutos. Lo mejor en este caso es que él no se va a presentar y eso le salva aunque quede mal. Sería mejor que hablase en primera persona y deje de representar a nadie.

Hay mucho más, pero es pronto para definir un perfil de este personaje que ha irrumpido inesperadamente en la poltrona blanca. Otra, por ejemplo, es decir primero no y luego sí interponer recurso al TASS. ¿Por qué? ¿Quién le ha convencido? ¿Qué intereses ocultos hay? ¿Lo tiene claro? ¿Le gustará a la UEFA? ¿Favorecerá al Madrid? ¿Le perjudicará? ¿Ganará? ¿Y si gana, qué? ¿Y si pierde? …

En definitiva, el Real Madrid tiene un presidente que es valenciano; que perteneció a una Junta directiva del Levante y que, como siga así acabará ganándose a pulso el sobrenombre que se le puso en su día a Fernando Martín. Señor Boluda huya de que le puedan señalar como un ‘okupa’; sea plural, haga madridismo, vaya de frente y huya del sectarismo.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información