Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid necesita algo más que cinco magníficos

David Jorquera David Jorquera

Se acerca la competición más apasionante del mundo de la canasta, la Copa del Rey. Una modalidad de torneo que impide tener una mala tarde porque al más mínimo descuido las maletas retornarán a su lugar de origen casi sin interesarse. Ocho aficiones pelearán por el título, ocho equipos en liza, Madrid demostrando (una vez más) su capacidad organizativa en los grandes eventos (tomen nota, señores del COI) y, como no podía ser de otra forma, DC estará presente en el Palacio de los Deportes pendiente de lo que pueda ofrecer el Real Madrid de Joan Plaza.

El equipo de Plaza no es favorito para llevarse el título, así de claro. Tanto TAU como Barcelona (por este orden) tienen más papeletas ganadoras que los blancos, sin embargo, y a las pruebas nos podemos remitir perfectamente, el equipo madridista puede competir tanto con unos como con otros. Con Llull, Bullock y Hervelle en el mejor momento de forma de la temporada, mis dudas radican en la aportación de los ‘músculos’ que se ficharon este pasado verano. Ni Hosley ni Massey han demostrado, hasta el momento, mejorar en exceso al veterano Smith o al secundario Sekulic, por poner ejemplos de jugadores que la temporada pasada estuvieron en la disciplina blanca. No estaría nada mal que Randy Knowles y Bullock cogieran por banda a ‘Terminator’ y le dieran unas clases magistrales de cómo lanzar a canasta desde lejos. Es una pena que un tío con la capacidad física de Hosley se limite, precisamente, sólo a eso, a vivir de su físico. Así es un 50% del jugador que necesita el Madrid. A Massey, por su parte, una transfusión de sangre y orgullo de Sergio Llull tampoco le vendría nada mal. Como ninguna de las dos cosas creo que se consigan antes de mañana, mucho me temo que Plaza tendrá que tirar una vez más de su guardia pretoriana si quiere hacer frente al equipo con más tallos de la competición ACB.

Y es que el Barcelona es un gran equipo. Con el talonario por bandera, el equipo catalán cuenta con varios de los jugadores mejor pagados del continente. Eso sí, poco se está hablando de la ausencia de Lakovic en los de Pascual, un jugador, a mi entender, vital en el esquema azulgrana, a pesar de que en verano le intentaron clavar el puñal hasta el corvejón. Sin el esloveno, la pelea en la dirección se iguala, ya que el Barcelona sólo cuenta con Sada en ese puesto. Barrett es un florero de mala calidad que muestra que Joan Creus también se equivoca a la hora de fichar jugadores. Enfrente, Llull y Pepe, con la aportación (en principio escasa) de Raúl López, parecen superiores a los bases azulgranas.

Las muñecas de Bullock y Navarro pueden ser decisivas. El ‘22’ del Madrid está viviendo su mejor momento desde que fichó por el equipo blanco. Curiosamente, ahora todo el mundo quiere renovarle, cuando hace tres o cuatro meses los mismos que ahora le hacen la pelota, estaban reclamando su defunción deportiva. Yo ya me estoy imaginando la dupla exterior que va a formar el bueno de Louis con Brad Oleson la próxima temporada. Por cierto, qué exhibición dio el pasado fin de semana en el Palau el todavía jugador del Fuenlabrada. La pena es que el artillero de Alaska no podrá ayudar mañana a ganar a los catalanes. Para eso están los Felipe, Llull, Bullock, Hervelle, Mumbrú…y esperemos que se sume alguno más.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información