Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La magia de Anfield

Susana Guash Susana Guash

El Liverpool asoma ya por la Castellana y el pueblo madridista empieza a rebozarse en esa dulce inquietud de las grandes citas de la Copa de Europa. Me han contado las peripecias de tres amigos de Barcelona que decidieron a última hora viajar a Anfield. Estaban pendientes de unas entradas, las consiguieron y se pusieron manos a la obra. Uno hará Barcelona-Amsterdam-Liverpool. Otro, por razones de trabajo, agárrense, Bucarest-Munich-Londres-Liverpool.

El partido de vuelta se disputará el 10 martes, el buen hombre lo ha organizado todo para dejar Rumania el lunes por la tarde y llegar a la ciudad 'beatle' a primera hora de la tarde del día del partido. El otro también es de nota: estará en París y se plantará en Liverpool en coche. ¿Fobia al avión? No. Pura agenda. Químico de profesión se ha organizado una serie de visitas en Inglaterra y permanecerá allí hasta finales de la semana del partido. Al partido de ida no van. Les pilla en Barcelona, o sea en casa, pero dicen que tiene menos emoción. ¿Han visto el anuncio de una marca de cervezas con cuatro amigos gritando al ver la cocina llena de botellines? Aplíquenselo a ellos. La ida, en casa y entre 'birras'. La vuelta es la buena.

Es una rareza comprensible. Ningún madridista ha visto jugar a su equipo en Anfield porque esta es la primera vez, y parece mentira, que ambos equipos se enfrentarán a doble partido. Les pone vivir el ambiente único del estadio rojo y les pone ver clasificar a su Madrid, claro. Hace tiempo que aprendí que cuando nos vestimos de hinchas no existe el cansancio, el sacrificio, casi el dinero. Sólo por ellos deberían ganar los blancos, ¿a que sí?
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información