Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Quien ríe el último, ríe mejor

Susana Guasch Susana Guasch

En tan sólo cuatro días se ha pasado de la eufória más absoluta tras el nuevo recorte de puntos al Barcelona en Liga, al abatimiento general por la derrota en Champions. Nadie esperaba un resultado cómodo a favor del Real Madrid, pero tampoco la victoria del Liverpool y mucho menos que los de Juande fueran incapaces de marcarle un gol a Reina.

Durante toda la semana se hablaba y comparaba mucho el estado de ánimo de uno y otro equipo. En teoría llegaba mejor el Madrid a esta eliminatoria, con sólo un gol encajado en los últimos diez partidos y con nueve victorias consecutivas. Pero ya ven, una vez más, que la Champions es otra película y muy distinta. Empezando por el ambiente que se respira en el Bernabéu, único e inmensamente distinto al de la Liga, y acabando por los rivales. Después del Barcelona en el Camp Nou, el Liverpool era el segundo rival serio de la era Juande. Y se volvió a palmar. Lo que demuestra que el Real Madrid tiene equipo para ir tirando en la Liga pero se queda corto para encarar la Décima.

Hace falta un megacrack en la plantilla. Un delantero centro de verdad. Cómo se echa de menos al gran Van Nistelrooy en estos momentos porque yo, de Huntelaar, todavía no me fío. También un lateral izquierdo, porque Heinze va a peor cada partido. Culpa suya fue el único gol de los de Benítez pero vital en esta competición. Y el Madrid también necesita que Guti se ponga las pilas cuanto antes. Con todo esto, sigo creyendo que el Madrid es mucho Madrid y que Anfield puede pasar a la extensa historia blanca. ¿Un milagro? Seguro. Pero de eso también se vive y quién no lo puede lograr si no es el Madrid. Así que a levantarse y a demostrar que quien ríe el último, ríe mejor. ¿No, Boluda?
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información