Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Mijatovic: más aciertos que errores

Alberto Piñero Alberto Piñero

El día después de un sorteo de Champions en la que ninguna bola cobijaba la etiqueta del Madrid, es complicado hablar de las buenas labores del director deportivo merengue. Sin embargo, tras ver el partidazo que cuajaron Lass y Huntelaar en San Mamés, creo que es justo reconocerle algunos de sus méritos durante estos dos años y medio.

Y es que la actual dirección deportiva encabezada por Mijatovic no tenía una papeleta fácil cuando llegó a Concha Espina. El equipo había cumplido un ciclo con los ‘Galácticos’, y la plantilla necesitaba ser remodelada en base a jugadores trabajadores y de calidad que hicieran olvidar el vedettismo en el que se hallaba sumido el Madrid, por mucho que costara despedirse de estrellas como Ronaldo, Roberto Carlos, o Figo. Y precisamente eso fue lo que se hizo.

Futbolistas como Cannavaro, Diarra y Van Nistelrooy llegaron en la primera temporada, dando otro aire a la plantilla, mientras que otros como Sneijder, Pepe o Robben terminaron de enterrar al año siguiente esa extraña fama que se había ganado el vestuario merengue. En ese proyecto tuvieron cabida también algunos jugadores muy jóvenes y semidesconocidos como Higuaín, Gago, Drenthe o Marcelo, por los que se apostó para que fueran las figuras del futuro, y que algunas como el 'Pipita' han llegado a serlo. Como es lógico, no todo fue miel sobre hojuelas, y algunos fichajes salieron muy bien (como el de Pepe o Lass), mientras que otros como el de Saviola entrarán en el libro negro del madridismo.

Sin embargo, y aquí empiezo con los errores, el mayor problema de esta dirección deportiva no han sido los jugadores que han llegado, sino aquellos que nunca vinieron. Se ha creado una buena base de jugadores jóvenes, talentosos, comprometidos y trabajadores, pero han faltado esas estrellas que proporcionaran el salto de calidad necesario para deslumbrar tanto en España como en Europa, y que sirvieran además de referencia para el resto de la plantilla. A ésto hay que unir el gran desembolso económico hecho en algunos jugadores como ese póker de promesas traídas en el mercado de invierno de hace un par de años. Gago podría costar 20 millones de euros ahora, pero no en ese momento. Al igual que Drenthe, que costó la friolera de 14 millones de euros.  

Cuantitativamente, los pros podrían ser mayores, pero cualitativamente, esos puntos negros en la carrera de Mijatovic han empañado los logros conseguidos. Al montenegrino le ha pasado como al propio Madrid en estas dos temporadas y media, que ha sido muy regular, ganando muchos partidos, pero en algunos momentos claves ha flaqueado. Quizá por eso, lo más probable es que el año que viene vea los partidos “desde casa”, para que el Madrid empiece a ser infalible, tanto ante los pequeños como ante los grandes.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información