Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Guti, depende de tí

Miguel Ángel Díaz Miguel Ángel Díaz

El debate es cíclico y eterno. Fluye al menos un par de veces cada temporada. ¿Héroe o villano? ¿Intocable o indolente? ¿Culpable o inocente? De repente Guti pierde la titularidad, le cuesta recuperarla, la rescata y acaba de un plumazo con todos los debates. “Es muy bueno y tiene que jugar siempre”, dicen sus defensores. “Tiene que implicarse más”, replican sus detractores. Pero todos están de acuerdo en que en forma es indiscutible. Juande Ramos sabe que para ganar la Liga necesita a Guti para marcar la diferencia en el momento clave. Pero le quiere motivado, implicado y a tope en las últimas once jornadas de Liga. Al segundo capitán del Real Madrid le quedan dos temporadas más de contrato. En su mano está callar la boca a los que piensan que no debería continuar en el club de toda su vida.

Guti ha jugado 4 partidos con el Real Madrid en 2009 y sólo uno como titular: el derbi frente al Atlético de Madrid. Ese día Juande Ramos le cambió en el minuto 10 de la segunda parte y salió tarifando del césped. En los otros tres fue suplente: salió en el descanso en Montjuic para resolver el partido botando una falta magistralmente y contra el Liverpool en el Bernabéu sin mucha fortuna. Su cuarta participación fue en Anfield. Juande no estuvo muy afortunado esa noche. Le faltó algo de tacto y le sacó en el minuto 77, ya con un 3-0 en el marcador. Se lo podía haber ahorrado…

Guti es Guti para lo bueno y para lo malo. Me explico. Tiene virtudes y defectos, pero las primeras superan con creces a los segundos. El 14 tiene un carácter especial, pero un gran corazón (madridista, además, como pocos). Hay que saberle llevar para que ofrezca su mejor versión. Quizás el entrenador que más jugo le sacó fue Vicente del Bosque, un gran psicólogo y un maestro en que impere la armonía en un vestuario: “Guti se comporta mejor ante el afecto que ante el palo”, manifestó esta semana en VEO Televisión. Toma nota Juande.

Guti ha tenido tres lesiones musculares en 2009 (alguna incluso sorprendente) y una temporada bastante agitada en lo personal (que a todo humano le afecta en su profesión). Así es difícil ofrecer tu mejor versión. Juande tiene motivos para dejarle en el banquillo y quizás también en la grada. En el entrenamiento previo al partido contra el Almería, Guti (que quizá se olía la tostada y pensaba que se iba a quedar fuera de la convocatoria) hizo una dura entrada a un compañero durante el partidillo. El técnico manchego le recriminó su comportamiento y después le ausentó de la lista. No fue el motivo principal, pero fue una gotita más que cayó al vaso. Pero que Guti tenga que ver a su equipo desde la grada estando disponible es una gran derrota para el madridismo y para el propio Juande.

El ‘desencuentro’ que reconocía públicamente Míchel Salgado debe resolverse lo antes posible. Ambos deben aparcar su orgullo y tenderse la mano por el bien del Real Madrid. Un buen entrenador no sólo es aquel que elige al mejor once posible, sino el que sabe picar o motivar a sus futbolistas para que sea un delito dejarles fuera de la alineación. Si Guti aprieta el acelerador de verdad tiene que ser titular, pero Guti tiene que volver a ser Guti. Hay futbolistas que si son ellos mismos son indiscutibles: son ellos los que se ponen y se quitan del equipo titular.

Sneijder, desaparecido como el mismo ha reconocido durante gran parte de la temporada, decidió él mismo volver a ser titular. Se puso en forma, perdió peso, se salió en San Mamés y sentó en el banquillo a Gago contra el Almería. Jose, sigue el camino de Weshley. Reflexiona este fin de semana sin fútbol y sal el lunes al césped de Valdebebas como si fuera tu primer entrenamiento con el primer equipo. Si aprietas los dientes, será un delito dejarte en el banquillo. Si ‘vuelves’, tus compañeros lo celebrarán por todo lo alto (especialmente los delanteros), la Liga se peleará hasta el final con permiso del Barça y ya nadie dudará de que por lo menos tendrás que cumplir los dos años de contrato que tienes firmado. Has dicho que te irás del Real Madrid en 2011. Vuelve y quédate un rato más. Sólo depende de ti.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información