Ir a versión clásica Ir a versión móvil

¡Vaya faena! La de Las Ventas de Sergio Ramos.

Iñaki Cano Iñaki Cano

Ni Sergio Ramos aguanta el tedio que produce ver al Real Madrid o pasa del fútbol. Probablemente no se dé cuenta de lo mal que juegan incluso cuando él está en el campo. No debe percatarse de que él también aburre, pese a sus taconazos e intentos de filigranas. Tanto aburre el juego blanco que Sergio Ramos decidió marcharse a las Ventas. Allí parece que también se aburrió. La diversión no la transmitió tampoco Talavante o eso dicen los que le vieron el Domingo de Resurrección, en el coso madrileño de Las Ventas.

Sergio Ramos es íntimo, muy íntimo del torero extremeño. Los lectores de ésta Web recordarán que ya escribí sobre ésta amistad. Torero y futbolista se lo pasan en grande juntos. Son insultantemente jóvenes. No dije nada más y tampoco ahora voy a añadir menos, no suelo ni me gusta entrar en la vida privada de nadie. Algunos en su momento y en círculos muy privados, hablaron de una peligrosa amistad para los dos. De momento, a día de hoy, Sergio Ramos está en el candelabro por culpa de esa amistad. ¿Qué necesidad tenía de estar con Talavante? Ninguna. Ya están bastante juntos. Que se lo pregunten a Corbacho que los ve más a menudo que yo.

El lateral no incumplió ninguna ley, de acuerdo. No se saltó a la 'torera' ninguna de las reglas internas del club. Sobre el papel no se le puede sancionar por marcharse sin acabar el partido. El régimen interno del Real Madrid no especifica que se tenga que quedar hasta la ducha con sus compañeros el día que no juega. Sergio Ramos cumplió con la obligación de estar al comienzo. Pero moralmente…

Se hizo la foto en el banquillo blanco antes de comenzar el encuentro por si las moscas. Moscas que él sabía le iban a revolotear y molestar al final del domingo. Por eso se dejó fotografiar, porque sabía que se iba a marchar a Las Ventas bajó al césped para que todo el mundo le viera. Normalmente no se asoman cuando no están convocados. Firman y al palco de jugadores o al suyo propio, pero no bajan al césped como hizo el domingo pasado. Hay algunos que no dan puntada sin hilo y Sergio Ramos se cree que es un buen sastre y que los demás son y somos costureras.

Desde aquí he criticado mucho a esos jugadores que vienen y se van sin darse ni cuenta, que juegan o están en el mejor club del mundo. Sin menospreciar a otros clubes. A esos jugadores les importa un pimiento el que dirán. A ellos, no a todos, sólo les preocupa su rendimiento en el campo y algunos incluso ni eso. Desde aquí y en otros foros siempre he dicho que además de serlo hay que parecerlo. Pues a Sergio Ramos, me parece que se la trae al fresco esa imagen y el compromiso de ser y parecer. Recuerdo que cuando era jugador del Sevilla más de uno le veíamos como ejemplo de madridista sin serlo aún. Estábamos equivocados, yo el primero. Con detalles como los del domingo pasado, pierde credibilidad entre la afición blanca. Sergio no será recibido ni tratado como ejemplo de compromiso blanco. Su profesión de futbolista y además del Real Madrid, le obliga a estar y a mantenerse hasta el final con sus compañeros. No puede pegar la 'espantá' sin que el árbitro haya pitado el final.

Es verdad que no se le puede negar entrega en el campo. Dicen que es todo corazón blanco. Le señalan como “el nuevo Pirri”. Pero al Doctor Martínez, por ejemplo, no se le hubiera ocurrido marcharse del estadio cuando sus compañeros aún estaban sudando la camiseta. No fue lo de Sergio Ramos un ejemplo para imitar. ¿Cómo le vamos a exigir a un holandés o a un brasileño que sienta los colores y los respete, si él es el primero en despistarse con faenas como la suya del Domingo de Resurrección? ¿Puede éste jugador representar el espíritu madridista del futuro? ¿Alguien le ha dicho a Sergio Ramos que así no se camina por la senda correcta? Estas y otras preguntas parecidas sólo las puede responder él mismo. Debe Sergio Ramos no a mí, pero sí a la afición y a sus compañeros, explicarles la faena y pedirles disculpas.

Sergio Ramos lleva un tiempo, insisto una vez más, muy despistado. Entre amores, desamores y tentaderos, el sevillano no está en lo que debe de estar. Si los suyos no se lo dicen se lo comunico yo. Un jugador como él, debe serlo las 24 horas del día y más si defiende los colores del Real Madrid. Hablando en el argot taurino, Sergio debe taparse un poco bastante. Los veteranos y algunos directivos de los que mandan o mandarán, no les ha gustado 'la espantá' del sevillano. Muchos le han puesto la cruz, otra más. Incluso alguno con los que diariamente se ducha, no le van a mirar igual después de la 'resurrección'. ¿Le castigará también el mister? Lo dudo. Estoy deseando ver como maneja Juande Ramos este asunto. Es más facil pegar a Guti que a un campeón de Europa. Sergio Ramos no le dijo a Juande aquello de: no me cambies ahora, no me jodas. Pero sin hablar, a todos les brindó con un: "Ahí os quedáis que aburrís al más pintado".

Si Juanito levantara la cabeza, al de Camas se la cortaba… La coleta también.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información